22 de Feb de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

¿Ética práctica o elástica?

R ama de la filosofía que estudia la valorización de los actos humanos en sociedad. Ethos: carácter. Es como se justifica racionalmente ...

R ama de la filosofía que estudia la valorización de los actos humanos en sociedad. Ethos: carácter. Es como se justifica racionalmente el sistema moral aplicado al día a día. La ética es sociológicamente una apreciación práctica de las acciones concretas. Lo que debe ser, no siempre es lo que se decide hacer; porque le conviene, o interfieren otros factores en esa decisión. La voluntariedad podría justificar la interpretación de normativas de acuerdo a sus objetivos. El fin justifica los medios. Que empíricamente debería ser respetado. La intención y sus consecuencias íntimas o trascendentales son factores decisivos en la práctica. La esencia podría ser lo natural, el bien social o el solo bienestar utilitarista personal o de grupos selectivos.

La ética se aplica en las carreras profesionales (deontología), con estrictas medidas de obligaciones y derechos. Generalmente con expresiones de prestigio y en normas o fijaciones legales ad ‘ad hoc’. Existe un código de honor de los militares que se aplica en algunos niveles muy estrictamente por la disciplina que exigen sus instrumentos de trabajo, las armas y sus trágicos y mortales efectos. Pero a veces los violan. Si ganan son dictadores. Si pierden van a los tribunales.

Hoy, se plantea cada vez con más fuerza la ética en el terreno ecológico que encierra un concepto de sobre vivencia en el planeta para las generaciones futuras.

Pero en este, como en muchos otros aspectos, a la ética, como función final, se le intenta interpretar en forma distorsionada de acuerdo a los intereses estructurales o coyunturales, de determinados grupos generalmente monetarios.

Recientemente, en la Universidad de Panamá, el amigo mexicano Prof. Dr. Samuel Krachmer nos refrescó y trajo el tema de la Ética y la Tecnología.

Nos quiso despertar de nuestra ingenuidad de siempre y preferentemente creer en los productos de la modernidad; muchas veces efectos de la fantasías, del marketing, la novedad, de la publicidad y aún del precio. Empujados por las exigencias de un público ya alienado por los medios de comunicación en la ansiedad por algo distinto. El último grito de la moda, generalmente inducido por la popularidad de un diseñador o autor, las ventajas comerciales de determinada materia prima o una presentación sofisticada y espectacular. Más vale malo conocido, que bueno por conocer.

Pero es en el área económica, especialmente en los negocios, donde los conceptos éticos son manipulados y tergiversados influyendo en la opinión pública y la vida diaria de la ciudadanía. La publicidad engañosa es lo más evidente. ¿Cuántos productos se promocionan para tener suerte, para el amor, la lotería, para bajar de peso, para la alopecia (calvicie), para embellecerse, para el sexo y muchas cosas más, sin la mínima demostración científica de sus supuestos efectos? ¿Qué hacen las autoridades?

Es indiscutible la eficacia de los medios de comunicación para transmitir información colectiva y aún en promover hábitos y hasta conductas. Cuán efectivo es en el comercio, la política y el entretenimiento. Pero este valioso recurso por qué no se utiliza en la necesidad más grande de nuestros países. LA EDUCACIÓN. Cierto es que hay canales educativos, y algunos programas permiten algunos mensajes orientadores, pero los más sintonizados están muy lejos de esa función. Y a veces todo lo contrario.

Patéticamente el fenómeno es global, partiendo de los mas elevados niveles de decisión mundial, las más poderosas economías, y las más potentes fuerzas militares. Pregunto: ¿Proceden con Ética? Nos dicen que son la civilización y actúan bárbaramente en guerras por el control del petróleo. ¿Es ética la lucha por la energía?

Primero los intereses a nombre de una supuesta ley o seguridad jurídica. Primero las creencias sectarias sean orientales u occidentales. ¿La solidaridad donde está?, ¿el bien común y el amor al prójimo?

Nos promocionan un ambiente bélico (TV) y nos hablan de paz, nos venden capitalismo salvaje en nombre de la democracia, soberanía para encubrir una dictadura, ineficiencia laboral mezclado con reivindicaciones, coimas disfrazadas de licitaciones o compras directas, riesgos nucleares con seguridad canalera, civilización con armamentismo tecnológico, monopolios egoísta con el manto de la globalización, evitar los abortos y no aceptar los diferentes métodos anticonceptivos, alarmarse por los embarazos juveniles y no permitir la educación sexual, se combate la pobreza y no se crean más puestos de trabajo bien remunerado, se promete reducir la canasta básica y aun no se han tomado las medidas para reducir realmente los costos de producción, distribución y los precios al consumidor, se lucha por la seguridad, pero se importan armas y se difunde de la violencia por TV y se predica el buen manejo de autos y se vende alcohol sin control.

Son los imperios Carlos V, Enrique VIII, Gengis Kan luchado contra Confucio, Ghandi y Cristo. Es la ética contra la codicia. Es Abel defendiéndose de Caín. Es la Justicia buscando la Verdad. El humanismo contra el egoísmo. Que los gritos de dolor no sean solo catarsis colectiva ni mucho menos individual, sino un llamado a la reflexión real y pragmática de las contradicciones que estamos viviendo y que deben ser resueltas éticamente para un Panamá Mejor.

*MÉDICO Y EX MINISTRO DE ESTADO.