26 de Feb de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Lealtad ideológica y técnica

MÉDICO Y EX MINISTRO DE ESTADO.. La verdad se sostiene con hechos, en realidades. En la justicia legal y social. Aun persisten los sist...

MÉDICO Y EX MINISTRO DE ESTADO.

La verdad se sostiene con hechos, en realidades. En la justicia legal y social. Aun persisten los sistemas teocráticos, autocráticos, además de los democráticos. A veces mimetizadas por la cepillo o manzanillocracia. Y antes por las armas o narcotraficracias. La falta de cultura y ética política ideológica, de vocación y mística por el progreso popular y nacional ha llevado a posiciones entreguistas cubiertas de pseudorevoluciones marxistas o neoliberales. La unidad de todos con objetivos sociales y de panameñidad, por sobre el individualismo egoísta, salvaje, y la dependencias de baja autoestima, que son lacras que tenemos que superar. La incapacidad, la improbidad y la deshonestidad conducen a la incredibilidad, a la ilegalidad, la ilegitimidad y la inconstitucionalidad, que no pueden ser resueltas por amnistías ni indultos.

La OCDE, el BM y el FMI tienen a gran parte del mundo sumida en la pobreza, la ignorancia y la violencia. América Latina lo que necesita es más humanismo, equidad, solidaridad y también tecnología, educación, valores, honestidad. Otros hacen valer su energía y las armas. Nosotros tenemos que valorizar aun más nuestra geografía y nuestra tierra.

Los recursos humanos y económicos que nos llegan siempre han sido bienvenidos, pero con la natural intención de que contribuyan a la producción y al progreso local, manteniendo sus ganancias reinvertidas en la misma sociedad que las creó (A. Arias).

El desarrollo social tiene que sustentarse en el crecimiento económico. Como ejemplo, la educación chilena siempre tuvo los mayores niveles para toda su población. Era Educación gratuita para todos. Hace más de 60 años pagué voluntariamente 20 dólares por todos mis estudios universitarios. Aquí el primer gabinete democrático, para ese desarrollo social, se mantuvo congelado el precio de la canasta básica y los medicamentos (1990—1993). El de los Guillermos: Endara, Ford, Quijano, Rolla. Se introdujeron conceptos básicos de beneficio popular en la Ley del Canal.

Desde el Ministerio, con la capacitación de la Escuela de Salud Pública y la experiencia y el desempeño en el Ministerio de Sanidad de Chile en el gobierno de Salvador Allende, se aplicó y obtuvo aquí la participación de la comunidad y el equipo profesional de salud, para no permitir la entrada al país a ninguna de las grandes epidemias que azotaron el continente en esos tiempos. Se fortalecieron las campañas contra los tóxicos sociales del alcohol y el tabaco. Con la experiencia de haber actuado del terremoto de Sur América, se concretaron los planes de contingencia para el sismo de Bocas del Toro. Esa Lealtad técnica, sin improvisaciones en un ministerio, también tiene relación con la lealtad ideológica madurada en los severos traumas que sufrió el continente con las dictaduras militares. Patéticamente hoy los políticos mercantilizados no soportan un disparo de dólares.

Tránsfugas que no tienen ninguna explicación que darle a sus electores ni votos que pedirles en el futuro. Todos esos que no defendieron los recursos asignados en presupuesto a sus proyectos y los dirigentes que no hicieron valer los valores y méritos del partido y que tuvieron que rendirse a las presiones que han ofendidos su dignidad. Por orgullo personal, en las próximas campañas, sin duda, no creerán en promesas de los que ahora los intimidaron; y, además, sus electores tampoco creerán en ellos. La prostitución generalmente produce odio al cliente que lo financia, y que abusa de su poder económico.

Dos exilios (Torrijos, Pinochet) dan la satisfacción de haber vivido en libertad, de educar a los hijos sin tener que someterse a la represión del saber y del pensamiento. Cierto es que los traumas vivenciales, de seguridad y económicos fueron muy graves, catastróficos con ruina monetaria total. Pero hoy, que vemos como claudican los desnutridos ideológicos, valorizamos lo que es una sólida personalidad y formación de los que sí resistimos con firmeza los exilios y nos sentimos más que nunca realizados como grupo, aunque aun no se hayan cumplido las metas programáticas de justicia y desarrollo social para todos, y de lograr la absoluta soberanía, eliminando las cláusulas del Tratado de Neutralidad que permiten las invasiones de USA; y que negoció Torrijos en contra de lo aprobado por el Pueblo el 9 de Enero de 1964. Es preciso escribir la historia con análisis científico y con las proyecciones sociológicas que en ella se dan.

El mundo sigue su marcha. Las presiones económicas y militares siguen asesinando gentes. Los indignados, los populistas, los pobres, los izquierdistas, los sindicalistas, los indigenistas, los desempleados, los panameñistas cada día exigen más su derecho natural a la vida digna. Los fracasos de las cumbres, del pacto de Kyoto, de la ONU y casi todos los conclaves por la Paz no han hecho camino al andar. Mientas los terroristas, los traficantes de armas y drogas, el crimen organizado y las corporaciones, bancas y organizaciones capitalistas salvajes están empujando a nuestro mundo a los cambios climáticos, a la destrucción ambiental, a la desesperación, a la intolerancia y a la violencia.

Estamos perdiendo el rumbo. Como en todo el planeta los intereses económicos de grupos atentan contra los más humildes. Entonces, revisemos nuestra historia, no podemos volver a caer en los mismo errores. Dictadura nunca jamás, para poder llegar a un Panamá mejor.