Temas Especiales

29 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Salarios mínimos más justos

El gobierno de Martinelli ha señalado que el ajuste de salario mínimo de 2009 fue el más alto de la historia, lo que resulta una falacia...

El gobierno de Martinelli ha señalado que el ajuste de salario mínimo de 2009 fue el más alto de la historia, lo que resulta una falacia. Sobre ella, la patronal ha considerado como descomunal el ajuste, lo que resulta irrespetuoso ante las carencias de la población trabajadora.

El calificativo ‘descomunal’ se cae si comparamos el costo de vida con los 26 salarios mínimos que existen en el país, en la medida que ninguno de ellos cubre el costo de la canasta básica ampliada (alimentos y otros gastos necesario), o cuando algunos de ellos no logra cubrir siquiera el costo de la canasta de alimentos. Irrespetuoso resulta si lo comparamos con el crecimiento económico, máxime cuando la proporción del PIB destinado a salarios presenta una tendencia decreciente, lo que significa que a pesar que los trabajadores creamos la riqueza del país cada vez recibimos menos, con lo cual se incrementa la inequidad social.

El 39.0% de los trabajadores asalariados devengaban hasta B/. 416.00 mensuales (salario mínimo máximo), éste en términos reales es del orden de B/. 326.56, es decir una pérdida de poder adquisitivo de B/. 89.44 mensuales.

La Constitución establece que el salario mínimo debe cubrir las necesidades materiales del trabajador y su familia, propender a una vida decorosa y su revisión debe darse cada dos años, siendo así ningún trabajador en Panamá debería percibir un salario menor a los B/.960.00 mensuales, sin embargo ninguno de estos preceptos se cumplen.

Dada esta realidad de incumplimientos de las normativas que han generado y profundizado las inequidades sociales, la propuesta del movimiento obrero en este período está dirigida a cerrar brechas considerando la realidad socioeconómica del país. Es una propuesta integral sustentada técnicamente a diferencia del planteo de la patronal que carece de realismo y sustento.

La propuesta tiene el siguiente alcance: considera aumento y no sólo ajuste de salario mínimo; incluye indexación salarial y distribución del crecimiento económico; amplía la cobertura de distritos que pasan a formar parte de la región 1; fusiona actividades económicas; disminuye la cantidad de salarios mínimos en el país; incorpora a trabajadores del sector privado, público, municipios y juntas comunales; hace un reconocimiento adicional por antigüedad a aquellos trabajadores de más de cinco años de labor que devengan salario mínimo; reconoce que el salario mínimo en el servicio doméstico no puede ser inferior al costo de la canasta básica de alimento; establece salario mínimo para los profesionales; presenta un aumento general de salario. Ello acompañado de una política de disminución y control de precios de los bienes y servicios básicos.

Los argumentos de la patronal en torno a que aumentos de salario mínimo ponen en peligro las empresas —lo que podría generar quiebras— no es correcto en la medida que las mediciones en cuanto al impacto de los mismos en los costos resulta poco significativo y el argumento de quiebra empresarial es contrario a los registros estadísticos.

En el caso de las microempresas podrían verse beneficiadas, pues un aumento de los salarios mínimos estimularía el consumo doméstico en la medida que hay una demanda insatisfecha ante la falta de ingresos de los trabajadores.

En las giras de los miembros de la Comisión Nacional de Salario Mínimo en diversas provincias, los empresarios plantearon como principales problemas el costo del combustible, el costo de los insumos y las posibles implicaciones de la entrada en vigencia del TPC con Estados Unidos, lo que debe ser atendido a través de políticas públicas.

Finalmente, consideramos que la base para la fijación del salario mínimo debe ser el costo de la canasta básica ampliada. En este sentido, hemos propuesto que el gobierno debe comprometerse, a través del MEF/CGRP, a elaborar y discutir con la Comisión de Salario Mínimo una propuesta metodológica para la medición de la canasta básica ampliada. Los resultados de esta medición deberán estar presentes en la base de sustentación de la próxima revisión de salario mínimo (2013).

SECRETARIO GENERAL DE CONUSI-FRENADESO