Temas Especiales

17 de May de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

¿Por qué es nula presencia femenina en el pleno de la Corte?

A diferencia de años anteriores, nuestros gobernantes por compromiso o por temor a ser juzgados por organismos internacionales, se veían...

A diferencia de años anteriores, nuestros gobernantes por compromiso o por temor a ser juzgados por organismos internacionales, se veían obligados a la cortesía de tomar en consideración la participación de la mujer dentro del eje de la política, de lo administrativo y/o de lo judicial; sin embargo desde este gobierno se hace evidente que se les impide el acceso a la gran cantidad de mujeres competentes, profesionales e inteligentes que existen actualmente en la República a ejercer cargos de responsabilidad a nivel competitivo. No resulta creíble que atendiendo a los criterios de competencia mérito y capacidad, no exista una sola mujer electa de los nuevos Magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

Es acaso que se trata de decisiones políticas que no valoran a la mujer como persona capaz de tomar decisiones acertadas o considerar que profesionalmente no estamos preparadas como los hombres? Es acaso que el progreso y la igualdad aun no llega a Panamá? O es acaso que los gobernantes siguen anclados en una apreciación decimonónica de las mujeres, bien por miedo a la competencia, bien por incultura, o por puro machismo?

Un buen dirigente de un país debe velar por la remoción de cualquier obstáculo que provoque o que incite desigualdad sexual, discriminación profesional de la mujer en su aportación profesional en el servicio público. Las mujeres han demostrado y conquistado excelentes puestos y lugares en la sociedad, y eso sin mencionar que son excelentes madres de familia.

La Prensa del lunes 12 de diciembre en su página 8ª coloca claramente los nueve distinguidos varones únicamente que conformaran la Corte Suprema de Justicia, sin tener la presencia de ninguna distinguida dama.

La igualdad entre mujeres y hombres es un principio fundamental de la democracia, es un principio jurídico universal reconocido en diversos textos internacionales sobre derechos humanos, entre los que destaca la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas en diciembre de 1979.

La mayor novedad de esta Ley radica, con todo, en la prevención de esas conductas discriminatorias y en la previsión de políticas activas para hacer efectivo el principio de igualdad para así alcanzar una sociedad más democrática, más justa y más solidaria.

Lo preocupante de la noticia de la Prensa es que ninguna organización en defensa de la igualdad de genero levanto su voz como protesta a las nuevas asignaciones, dejando como aceptado la decisión de discriminación a la mujer en la elección de los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia completando el Pleno de la Corte con únicamente y exclusivamente, nueve abogados del sexo masculino y ninguno del sexo opuesto.