Temas Especiales

08 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Intereses familiares en las hidroeléctricas

El ‘diálogo’ en la Asamblea de Diputados entre representantes del gobierno y la delegación de la Coordinadora del pueblo indígena Ngäbe...

El ‘diálogo’ en la Asamblea de Diputados entre representantes del gobierno y la delegación de la Coordinadora del pueblo indígena Ngäbe-Buglé, ha sacado a luz los intereses de un sector empresarial interesado en explotar el negocio de las represas hidroeléctricas en Panamá. Muchas veces se confunden los intereses de los grupos empresariales con aquellos del pueblo panameño.

Los gobiernos panameños —y el equipo que encabeza el presidente Ricardo Martinelli no es una excepción— tienen un discurso ‘desarrollista’ relacionado con el progreso nacional. Sin embargo, casi siempre privilegian los intereses de quienes concentran el poder económico y, a la vez, están aferrados al poder político.

Por ejemplo, en una exploración iniciada por Frenadeso, salió a relucir cómo ‘el presidente de la Comisión de Comercio, de la Asamblea Nacional (de Diputados), Raúl Hernández López, defiende los intereses de los empresarios vinculados a las represas generadoras de energía hidráulica. Pareciera existir un conflicto de intereses. El presidente de la Comisión representa los intereses del país (Asamblea Nacional) pero también los intereses privados de los promotores de las hidroeléctricas’.

Según Frenadeso, ‘Hernández también es director de la Empresa de Generación Eléctrica Bayano, S.A., que se le atribuye las inundaciones de Los Llanos de Chepo hace poco más de un año’. La empresa Bayano niega su responsabilidad en los hechos. Sin embargo, ‘la Asamblea le extendió un crédito extraordinario de 25 millones de dólares para cubrir daños a las víctimas. El gesto fue muy bien recibido por la empresa norteamericana AES con propiedad en la hidroeléctrica’. (AES también construye la hidroeléctrica Chan 75, en Bocas del Toro, que ha expulsado de sus tierras a grupos indígenas nasos y ngäbes).

Los vínculos familiares en el caso de las hidráulicas reproducen una vieja costumbre en la política panameña. Algunos investigadores, en su momento, bautizaron al país con el nombre de la ‘república de los primos’. Hernández es socio, según la información de Frenadeso, ‘en varias empresas con John Moses Arias, quien está casado con Mariela Martinelli. Un hijo de esta última pareja, John Moses Martinelli, está casado con una hija de Ricardo Quijano, actual ministro de Comercio e Industrias’. El ministro Quijano es miembro de la delegación gubernamental en las negociaciones con la Coordinadora Ngäbe-Buglé.

Frenadeso también informó sobre los negocios de Gabriel Btesh y Felipe Virzi, socios en el proyecto hidráulico del río Tabasará, que recorre parte de la Comarca. También se les identifica como socios y amigos del presidente de la República. Virzi está directamente vinculado al Banco Universal, el cual opera desde 1994. El presidente de la junta directiva es su hermano José Virzi, la tesorera es su hija, Elvira Virzi, y su sobrino, José Virzi, es director del Banco. El vicepresidente es Olmedo Kieswetter, hermano del hasta hace poco ministro de Desarrollo Agropecuario. En 2007 se abrió investigación sobre presunto lavado de dinero al Banco Universal, en el que se involucró un banco de Costa Rica. Sin embargo, seis meses después la Fiscalía de Drogas de Panamá cerró el caso. Virzi y Btesh quedaron en la mira pública, cuando Segura Ventures Inc. quedó involucrada en el escándalo del traspaso gratis de un terreno millonario en Punta Paitilla.

Gabriel Btesh junto con Alberto Eskhenazy, Moisés Levy, Henry Mizrachi y Ricardo Chanis encabezaron la compra del influyente diario Panamá América. En 2009, el presidente Martinelli nombró a Ricardo Chanis miembro principal de la Junta Directiva de la Caja de Ahorros. También la empresa que administra Chanis, Traffic Safety, adquirió el contrato para el diseño, suministro y operación de las nuevas cámaras de vigilancia del gobierno. Según Frenadeso, el colombiano Josué Levy Levy es otro de los beneficiados con las concesiones hidroeléctricas. ‘Tiene 17 empresas vinculadas a potenciales proyectos hidroeléctricos en los ríos Caldera, Chorcha y Gariché en la provincia de Chiriquí. Su abogada, Neslin Arce M., es la hija del diputado del PRD Denis Arce, quien ha estado haciendo lobby en las discusiones sobre el tema minero y de hidroeléctricas, desde el primer día que iniciaron las conversaciones con las representaciones indígenas’.

Frenadeso también le siguió la pista a la Corporación de Energía del Istmo Ltd, S.A., que tiene los proyectos de Barro Blanco —dentro de la Comarca Ngäbe Buglé—, Las Cruces y San Bartolo. Se vinculan a la empresa Eduardo Jaén Limnio y Javier Daza Pretelt. Jaén Limnio fue designado por el presidente Martinelli como director de la Autoridad de Innovación Gubernamental. Está casado con Aracelly María Roy, hermana de Roberto Roy, actualmente director del proyecto del Metro. La Coordinadora le pidió una rendición de cuentas a esta empresa en el diálogo.

Javier Daza Pretelt es un colombiano al que la Fiscalía de su país llamó a juicio por los delitos de ‘desplazamiento forzado en concurso con invasión de áreas de especial importancia ecológica y concierto para delinquir agravado’, en el desalojo de la población de sus tierras en la provincia de Chocó.

En abril de 2010, poco después de la primera represión policiaca en San Félix, Jaén Limnio y Daza Pretelt anunciaron la construcción de la planta de San Bartolo, que realizaría la empresa española TSK, a un costo de 35 millones de dólares.

PROFESOR DE LA UP E INVESTIGADOR ASOCIADO DEL CELA.