Temas Especiales

04 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Historia y fundación de Colón

S obre la fecha oficial de fundación de la ciudad de Colón se ha discutido mucho. Las versiones giraron alrededor de dos posiciones: vie...

S obre la fecha oficial de fundación de la ciudad de Colón se ha discutido mucho. Las versiones giraron alrededor de dos posiciones: viernes, 27 de febrero de 1852, o domingo, 29 de febrero del mismo año. Esta disputa pareciera intrascendente, si se ubica únicamente en la tesitura cronológica. Sin negar la importancia de la cronología en el proceso histórico, importa sobremanera la causación histórica, y la forma como se expresa el fenómeno en la realidad.

La fundación de la ciudad de Colón está vinculada a intereses foráneos, impulsados por las motivaciones del capitalismo, que necesitaba espacios para su desarrollo.

La aparición de la ciudad de Colón, a mediados del siglo XIX, explica su participación y su inserción en una dinámica que definió su surgimiento y también el rol que le tocó jugar.

Desde la firma del Mallarino-Bidlack el 12 de diciembre de 1846, en donde se menciona por primera vez el tránsito a través del Istmo, los Estados Unidos quedaron en condición de controlar una de las vías más genuinas para la comunicación transoceánica y por ello apuraron su presencia física en Panamá por medio de un ferrocarril.

En efecto, en abril de 1850 se firma el Contrato (Stephens-Paredes) para la construcción del mismo entre Jhon Lloyd Stephens, accionista de la Compañía del Ferrocarril, y el funcionario del servicio Exterior de la Nueva Granada, Victoriano de Diego Paredes. Así se ponía en marcha la movilización del capital a través del Istmo, convirtiéndose la ciudad de Colón en un punto de interés, haciendo precisamente su aparición en los momentos justos en que era necesario para los intereses capitalistas.

Pareciera entonces que para legitimar el terminal del ferrocarril en el Atlántico, la Cámara Provincial de Panamá emitió el 10 de octubre de 1850 una ordenanza, en donde autorizaba la fundación del Distrito Parroquial de Colón y le daba el nombre de Colón. Esta fue sancionada por el gobernador José de Obaldía el 12 de octubre de 1850. Debe quedar claro que por disposición de la legislación colombiana, era ésta la instancia autorizada y no otra para ordenar la fundación de ciudades.

No obstante, en un acto ocurrido, para algunos el 27 de febrero de 1852 y para otros el 29 de febrero de 1852 (año bisiesto), por invitación de la Compañía del Ferrocarril, Victoriano de Diego Paredes coloca la primera piedra para el levantamiento de un edificio sólido que albergaría las oficinas de la compañía del Ferrocarril, dándole al lugar el nombre de Aspinwall.

Este acontecimiento no autorizado por el gobierno de la Nueva Granada, no puede ser tenido como oficial. Entonces el debate, está en que si este suceso se dio el 27 de febrero o el 29 de febrero. Es interesante indicar, que en las Memorias de V. de Diego Paredes, dictadas por él a su hija, Francisca Paredes Serrano, no aparece por ningún lado la acción pública ceremonial en la que participó. El mismo Diego Paredes reconoce que a finales de 1851, partió en misión oficial para los Estados Unidos y que por motivos fortuitos ocurrido a su embarcación quedó en Chagres y luego pasó a la isla de Manzanillo, lo que fue aprovechado por J. Stephens para solicitarle que fundara la ciudad y que le pusiera nombre.

De ninguna manera —entonces— pudo por este acto, fundarse la ciudad de Colón, pero sí por el de octubre de 1850 de la Cámara Provincial de Panamá.

DOCENTE UNIVERSITARIO.