Temas Especiales

19 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Treinta años de vigencia Molirena

El 1 de marzo de 1982, un grupo de POLÍTICOS, encabezado por Guillermo Quijano R., Cesar Arrocha G. y Temístocles Díaz Q., quienes entus...

El 1 de marzo de 1982, un grupo de POLÍTICOS, encabezado por Guillermo Quijano R., Cesar Arrocha G. y Temístocles Díaz Q., quienes entusiasmaron a Mario Galindo, Abraham Pretto, Carlos L. López T., Bernardino González Ruiz, Alonso Fernández, Guillermo ‘Billy’ Ford, Jorge Rubén Rosas Á., Julio E. Linares G., Rubén Darío Carles G., Marisín Villalaz de Arias, Otilia Arosemena de Tejeira, Manuel Solís Palma, Guillermo Quijano C., Luis G. Casco Arias, Alfredo N. Ramírez M., René Crespo, Gilberto Arias Guardia, Leo González —padre e hijo—, Coralia Correa de Burgos, José Encarnación Burgos, Lino Alonso, Maximino Ballesteros, Jorge Velarde, Gisela Chung A., Yodalys Arosemena K., Sergio Anguizola y un sinnúmero de políticos amigos y familiares, que respondimos a ese llamado patriótico, iniciamos la inscripción del Molirena.

En tres semanas cubrimos, con creces, la cuota de 30,000 adherentes que requería el Código Electoral de la época para inscribir un partido político. Al hacerse las depuraciones electorales, el 12 de agosto de 1982 se dicta la Resolución No. 648 que reconoce legalmente al Movimiento Liberal Republicano Nacionalista y ordena su inscripción en el libro de Registro de Partidos Políticos, con la cifra de 50,856 inscripciones, ‘con la cual rebasa con creces la cuota mínima establecida en el artículo 23 de la Ley 81 de 5 de octubre de 1978’. Diez años después, engrosó las filas Molirenas una pléyade de jóvenes, que le dosificó sangre nueva y revolucionaria, encabezados por Olimpo Sáez y Arturo Vallarino.

El Molirena tenía como objetivo fundamental el bienestar espiritual y material del pueblo panameño y enmarcar su acción dentro de la doctrina auténticamente republicana y democrática, cuya realización se fundamenta en la dignificación del ser humano, el respeto y reconocimiento de los derechos que le son propios a toda persona. Se constituyó como un compromiso de lucha por el logro de libertad, por el ejercicio pleno de la soberanía, por el respeto a la integridad territorial y por la preservación de nuestro patrimonio material y cultural.

Los ciudadanos que ayudamos a su fundación, nos inspiramos en la UNIDAD DE ACCIÓN para lograr la formación de un gobierno genuinamente democrático, representativo y republicano, que sirva a los intereses vitales de la Nación, que desplace ENÉRGICAMENTE a los vicios, la corrupción, la improvisación y los excesos burocráticos que dan tono y esencia al manejo de la cosa pública; buscando, por todos los medios, el adecentamiento radical y cierto en la administración pública; una rectificación integral de rumbos en lo político, lo económico, lo social, lo fiscal y lo administrativo, así como en el campo de la justicia y del Ministerio Público.; en consecuencia, el Molirena se proponía ‘INSTAURAR Y DEFENDER UN SISTEMA DE GOBIERNO REPUBLICANO, DEMOCRÁTICO Y REPRESENTATIVO, QUE EMANE DEL PUEBLO, MEDIANTE EL EJERCICIO DEL SUFRAGIO UNIVERSAL, DIRECTO, SECRETO Y LIBREMENTE EMITIDO’.

Nos preguntamos: ¿Hemos cumplido los objetivos trazados hace 30 años?

Me respondo: ¡CLARO QUE NO!

Y es que desde hace unos cinco años el Molirena pasa por una crisis interna, en razón de la cobardía de unos y la viveza de otros. Hace cinco años, cuando queríamos reestructurar la administración partidaria, creamos un grupo con ese objetivo, pero la cobardía de quien nos intentaba liderar lo lleva a renunciar, un día como hoy 1 de marzo de 2007 y entonces, a falta de líderes y creyendo en que ‘el hombre es bueno por naturaleza, es la sociedad la que lo corrompe’ (Confucio), buscamos a Sergio González para que encabezara nuestra nómina, en razón de que provenía del tronco de una connotada familia luchadora por la democracia y fundadora del partido, que le ganó la convención del 11 de noviembre de 2011 a Gisela Chung, y meses después nos traicionó a TODOS, tanto a su tío, el Dr. Bernardino González Ruiz, expresidente de la República y presidente vitalicio del Molirena, como a quienes lo hicimos presidente partidario, cuando intentó, dos veces, llevar a los convencionales a votar por una FUSIÓN que no querían.

Ahora, al fracasarle esa vulgar transacción de compraventa del partido y en componendas con ‘antiguas’ líderes del panameñismo, nos intenta inscribir diputados panameñistas, que he llamado PAVIPOLLOS, prometiéndoles reelecciones electorales a cambio de su reelección como presidente partidario, para seguir mangoneando a los más de 50,000 molirenas que han mantenido la vigencia del partido en seis campañas electorales, con un índice de más de 2 votos por inscritos, lo que le permitió a Ricardo Martinelli, por los 100,000 votos Molirenas, llegar a la Presidencia de la República y que no ha querido reconocer para no cumplirnos las promesas hechas el 11 de enero de 2009 cuando lo postularon.

Aún, contra todas esas vicisitudes, los molirenas reales, los de a pie, los que vivimos la política, las Gallinitas y los Gallos finos de pelea; nuestro grupo de Molirenas Vivos que conformamos Plutarco Arrocha, Ernesto Fernández, Diego Ortiz de Zevallos, Olimpo Sáez, Guillermo Ríos, Guillermo Ford, Alejandro Garrido, Nuvia Díaz, Martín Hurtado, Olmedo Pitti, Homero López, Pedro Alonso y quien suscribe; mantendremos la VIGENCIA DEL MOLIRENA y nos verán liderando actividades para que volvamos por los principios por los cuales fundamos este partido que VIVE EN LAS ENTRAÑAS DEL PUEBLO PANAMEÑO, PARA DEFENDERLO DE LOS AUTÓCRATAS, OTRORA MILITARISTAS Y AHORA SEUDOCIVILISTAS; e invitamos a antiguos copartidarios a que regresen al partido que les dio tantos méritos, se reinscriban y nos ayuden en esta cruzada por el PLURALISMO DEMOCRÁTICO.

FUNDADOR Y SUBSECRETARIO NACIONAL DE ASUNTOS JURÍDICOS DEL PARTIDO MOLIRENA.