Temas Especiales

25 de Oct de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Libertad para la prensa

En la información está el poder. Pocas personas pueden ganarse la vida, exigir rendición de cuentas a sus gobiernos y educar a sus hijos...

En la información está el poder. Pocas personas pueden ganarse la vida, exigir rendición de cuentas a sus gobiernos y educar a sus hijos sin un robusto suministro de información que circule libremente. Los ciudadanos necesitan noticias exactas, oportunas e independientes de las que puedan fiarse. Igual lo necesitan los negocios y los mercados, así como los gobiernos.

La libertad de los medios mantiene a las sociedades y a las economías dinámicas, activas y saludables. Cuando se corta la libre circulación de noticias e información, las personas sufren. Las sociedades sufren. Y las economías sufren.

No obstante, en momentos en que los pueblos de todo el mundo celebran el Día Mundial de la Libertad de Prensa, las amenazas contra los periodistas van en aumento. El Comité para la Protección de los Periodistas informó que, a diciembre del año pasado, 179 periodistas se encontraban encarcelados alrededor del mundo. Y que los periodistas siguen siendo objeto de amenazas, ataques, desapariciones o asesinatos por tratar de informar noticias.

Al hacerlo, ejercieron una libertad fundamental consagrada en la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948, que indica que: ‘Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión’.

Aun así, demasiados gobiernos intentan censurar a los medios, directa o indirectamente. Demasiados periodistas de investigación son acallados, muchos por poner al descubierto situaciones de corrupción en todos los niveles del gobierno. Demasiados ataques y asesinatos de periodistas quedan impunes. Las organizaciones criminales y los grupos terroristas usan la violencia o la amenaza de violencia contra los medios. Cuando esto sucede, los periodistas dejan de informar las noticias. Reducen el tono de sus informes. Omiten detalles. Las fuentes dejan de ayudarlos. Sus redactores vacilan a la hora de imprimir las historias. El temor reemplaza a la verdad. Todas nuestras sociedades sufren.

Desafortunadamente, hay demasiados ejemplos de estos tipos de ataques. Hace sólo una semana en México, uno de los lugares más peligrosos en el mundo para practicar el periodismo, la periodista Regina Martínez fue encontrada en su hogar, golpeada y estrangulada, un día después de la publicación de su noticia acerca de policías con supuestas conexiones con el narcotráfico. La semana pasada en Nigeria, una bomba detonada en las oficinas del periódico ThisDay mató a siete personas; un grupo terrorista se hizo responsable de los asesinatos. En muchos países de Latinoamérica, las leyes y multas por calumnia son usadas en contra de los periodistas y medios que critican al gobierno.

Aquí en Panamá, la respetada organización Reporteros Sin Fronteras bajó la calificación de Panamá en su Índice de Libertad de Prensa 2011 a la posición #113, una caída de 58 puntos desde la posición #55 en el 2009.

En el Día de la Libertad de Prensa, Estados Unidos insta a todos los gobiernos a que tomen las medidas necesarias para crear un entorno en el que los periodistas independientes puedan realizar su labor sin miedo a la violencia o la persecución. Rendimos tributo especial a aquellos valientes periodistas que han sacrificado su vida, su salud o su libertad para que otros supieran la verdad. Y honramos el papel que desempeñan los medios libres e independientes en crear democracias sostenibles y sociedades libres y sanas.

ENCARGADO DE NEGOCIOS A.I., EMBAJADA DE EE.UU. EN PANAMÁ.