Temas Especiales

24 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

El Triángulo de las Bermudas universitario

La situación de la Universidad de Panamá es verdaderamente catastrófica. En la actualidad se encuentra envuelta en un triángulo de las B...

La situación de la Universidad de Panamá es verdaderamente catastrófica. En la actualidad se encuentra envuelta en un triángulo de las Bermudas, una zona peligrosa y de misterio, que ha sumergido en dudas e incertidumbres a una estructura de poder anquilosada, por las decisiones ‘post mortem’ vivificadas por el soplo del ‘ungido’ planificador ‘extraordinario’.

Esta zona triangular peligrosa donde han ido desapareciendo sin dejar ningún rastro de lo que pudo ser de ellos, echó por la borda los planes de algunos, forzando la caída de uno de sus principales alfiles, el Vicerrector Administrativo, su brazo financiero, quien llevó los negocios, los contratos, las ventas de terrenos, los vínculos comerciales al claustro, tras un confuso episodio que aun no se sabe si renunció o ‘lo renunciaron’, lo que trajo como consecuencia un nerviosismo entre la estructura de poder universitaria.

Quienes hemos estado y conocemos el quehacer universitario, sabemos del nuevo afán del ungido ‘profesor extraordinario‘ de la Facultad de Medicina convertido en planificador, como buen marionetero, movió sus hilos a su favor, para lograr ser ratificado nuevamente dentro del gabinete universitario.

El Eterno Rector viendo todo este triángulo de las Bermudas, se mantiene en un silencio hermético y un régimen de terror en contra de sus allegados, a quienes al parecer ahora apesta.

La desaparición de los dos vicerrectores de este triángulo, crea otro nuevo escenario; una que fue su fiel y cercana colaboradora y brazo financiero para sus campañas reeleccionistas y el otro que le trajo los negocios, dan su escapatoria solapada de una estructura de poder que ya no puede ser sostenida en el tiempo; y es que no soportarían una auditoria seria de la ya gestión paquidérmica.

En la universidad parece que más pueden los lazos familiares que la ley y el Estatuto Universitario, al permitir que alguien que no ostenta en estos momentos el cargo de profesor, ya que renunció como profesor de la Universidad de Panamá hace 3 años, pueda ejercer como autoridad principal y pasar a ser ratificado sin siquiera haber sido designado, pero bueno como una vez dijo el Eterno, esta es la Universidad donde todo se puede.

‘Viví en el monstruo, y le conozco las entrañas, y mi honda es la de David’. José Martí.