01 de Dic de 2021

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Candidatos: sorpresas o sorprendidos

A quince meses de las elecciones presidenciales del 2014, ya se observa cómo se caldea el ambiente político.

A quince meses de las elecciones presidenciales del 2014, ya se observa cómo se caldea el ambiente político.

Un viejo adagio popular señala que ‘en política no hay sorpresas sino sorprendidos’. El caso del ministro Ferrufino, quien después de un largo periodo de propaganda institucional, pagada por el bolsillo de los contribuyentes, se abrió camino a su promoción para la postulación presidencial por el partido Cambio Democrático (CD) y era el ungido del presidente Martinelli; ahora declina a esa candidatura, por causas aún no conocidas.

Finalmente expresa su postulación como candidato a la Alcaldía del distrito capitalino, incluso cuando su residencia conocida pertenece a otro distrito. Esta candidatura, dentro del CD, tendrá que disputarla con la alcaldesa Roxana Méndez, quien aspira a reelegirse, al cargo que nunca ganó.

Ahora el presidente Martinelli manifestó que ‘el país es como un avión que va a 41 mil pies de altura y que la única persona que puede seguir manejando ese avión a esa altura es un candidato de Cambio Democrático’. ¡Habráse visto! Quizás por ello la mitad del Gabinete ha abandonado sus carteras para postularse como candidatos a la Presidencia de la República, en las primarias internas del CD, a realizarse el 12 de mayo de 2013.

Por su parte, el Partido Democrático Revolucionario (PRD), a lo interno, se encuentra en plena campaña proselitista. Sus primarias serán el 10 de marzo.

Existen 18 aspirantes, como candidatos en las primarias y pareciera recrudecerse el ambiente de división y pugnas; situación que deja en entredicho el actual liderazgo de su secretario general Juan Carlos Navarro, también candidato presidencial en la internas de ese colectivo.

Por otro lado, el Partido Panameñista fijó para el 17 de marzo próximo sus primarias. Al igual que los otros colectivos, se pueden observar divisiones y disputas entre sus miembros. La expresidenta Mireya Moscoso afirmó que no participará en las primarias por discrepancias con la actual junta directiva.

Los partidos tradicionales han demostrado estar en decadencia. Existe una epidemia de políticos obsesionados con llegar o mantenerse en el poder; su principal intención es ostentar altos cargos públicos que les permitan usufructuar del patrimonio estatal.

La falta de ética, moral y valores en los círculos políticos llegó a tal profundidad que es fácilmente observable.

Su prioridad realmente no es promover programas sostenibles de políticas públicas, para lograr mejorar la calidad de vida de la población, solo les interesa ganar adeptos y valerse de las necesidades y sueños de los electores, para conquistar los votos que garanticen llegar a las arcas del Estado y finalmente volver a defraudarlos.

Este círculo vicioso impide un manejo transparente de la cosa pública, toda vez que, producto de las alianzas y conocidos espacios políticos, prolifera el clientelismo, se acentúa la corrupción, se amañan licitaciones, actos públicos y otorgan contrataciones o compras a socios, amigos o copartidarios que hayan apoyado las campañas proselitistas del candidato ganador.

Es incuestionable la ausencia de líderes políticos con visión de Estado para gobernar. Panamá requiere con urgencia de un liderazgo que logre consolidar la gobernabilidad con políticas públicas acertadas y oportunas.

*ECONOMISTA Y EDUCADORA.