28 de Nov de 2021

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Robando mandados

En La Estrella del 23 de febrero del presente año sale un reportaje proveniente de China en donde se destaca que ‘el volumen de població...

En La Estrella del 23 de febrero del presente año sale un reportaje proveniente de China en donde se destaca que ‘el volumen de población viviendo por debajo del umbral de la pobreza en China se redujo considerablemente en 2012...’.

Para ser más precisos, 23,000,000 de chinos se elevaron por encima del umbral de pobreza, lo cual da lugar a buenos comentarios y consideraciones; particularmente cuando en el mismo reportaje vemos que todo ello fue posible ‘gracias a los esfuerzos del gobierno...’.

Esto, curiosamente, me hace recordar algo que dijo el presidente estadounidense el año pasado: ‘Si tuviste éxito en tú empresa, eso no lo hiciste tú; alguien lo hizo por ti...’, lo cual me parece ‘genial’, ya que por fin estas potencias logran estar de acuerdo en algo; aunque en ambos casos sea un disparate.

¡Claro está!, que los ‘roba mandados’ jamás dicen cómo fue que lograron sacar el conejo del sombrero, y no más se limitan a decir que el éxito fue gracias a su magnificencia. Y quizás estoy siendo algo injusto, pues sí creo que algo bueno han comenzado a hacer los líderes chinos; es decir, a joder menos. Y qué curioso que mientras en China una disminución del control gubernamental en la vida de sus ciudadanos va creando progreso, en los EE.UU. un aumento en los impuestos y en el control va creando regresión económica.

Lo que estamos viendo es la natural tendencia politiquera de emigrar hacia el medio del espectro político, que bien pintó Cantinflas con su ni con la izquierda ni la derecha, sino todo lo contrario. Y es que estar en el medio es cómodo, ya que si la opinión pública se mueve un poco hacia la derecha, los politicastros, esos que tienen genes de camaleón, se van pintando de derechistas; y lo contrario, si le opinión pública emigra a la izquierda.

Pero he aquí el curioso fenómeno chino de una economía que de pronto se dispara como perro con cadena suelta; y lo que no saben sus ‘líderes’ es que al huevo revuelto ya nadie lo desarrevuelve. China no tiene otra opción que mudarse hacia el capitalismo; muy contrario a los EE.UU., que vemos emigrar hacia el comunismo. La gran pregunta es si los dos se encontrarán en el medio y se chocarán las manos, o si seguirán de largo en virtud de la ley de inercia.

En fin, el meollo del asunto es que nos comamos el cuento de que son los gobiernos los que crean riqueza y progreso, mientras que los ciudadanos son invitados de palo. Muchos estudios, como los de la CATO, demuestran que en los países con mayor libertad hay menos pobres; y no hay que darle más cuerda o batería a ese muñeco para que camine, ya que la gente sabe salir de la pobreza cuando los burrócratas se duermen.

*EMPRESARIO.