Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

‘Aprender a levantarse’

Aún ganando se puede ser un perfecto perdedor, y perdiendo se puede sacar de esa experiencia, una enseñanza, que en el futuro pueda conv...

Aún ganando se puede ser un perfecto perdedor, y perdiendo se puede sacar de esa experiencia, una enseñanza, que en el futuro pueda convertir esa derrota en triunfo.

Eso es lo que intentamos enseñar a los más pequeños. Y el deporte es una gran herramienta para que aprendan esto mientras se divierten.

El domingo pasado Projects for Children acompañó a una docena de niños y niñas en sus primeros pasos en el rugby. Una serie de talleres organizados por la Unión Panameña de Rugby, para promocionar este hermoso deporte como herramienta para inculcar valores entre los más pequeños.

La práctica del rugby implica no solo el desarrollo de una serie de habilidades físicas necesarias para jugarlo, sino también la incorporación de valores indispensables para la vida en sociedad.

En primer lugar, es un deporte que inculca muchos valores no escritos en el reglamento y que si uno los incorpora, sirven para cualquier ocasión que nos presente la vida. Entre ellos está el RESPETO, el SACRIFICIO, el COMPAÑERISMO, la LEALTAD, la HONESTIDAD y la NOBLEZA.

El rugby es un deporte que engancha e implica pertenecer a un grupo de grandes almas, que busca y encuentra muchas pequeñas cosas que da la vida, y que terminan agrandando el espíritu. El recuerdo que deja este deporte y los momentos vividos con los compañeros, ya sean grandes victorias como grandes derrotas (las derrotas también pueden ser algo grandioso), perdura en la memoria para siempre.

Pero no olvidemos que ante todo es un juego, un juego divertido, en el que hay que disputar cada segundo una pelota oval. Tener que compartir con el compañero la defensa de ese logro, y también, compartir con el contrincante las normas que fueron impuestas para dicha lucha. Y todo esto sin olvidar lo doloroso de esa contienda, cuando el cuerpo entero está adolorido por defender y proteger la integridad del amigo y compañero que tenemos a nuestra mano. Porque nunca olvidemos que ante todo el rugby forja amistades que perdurarán por décadas.

Y esas amistades se inician por medio de compartir sin importar si es hábil o torpe, sin importar el color de su piel, sin importar si es luchador o veloz. Todos con una sola meta y sin que nadie sobresalga sobre otro.

La razón más importante por la que impulsaría a alguien a jugar es por lo que te deja este deporte y eso es LA AMISTAD. Y cuando hablo de amistad, me refiero a la gente que uno conoce y los amigos que uno hace por el solo hecho de jugar al rugby. Esa amistad trasciende los colores de la camiseta que uno defiende, trasciende las edades, trasciende las nacionalidades, trasciende las barreras culturales, son amistades que perduran por siempre.

Mi más sincera enhorabuena al rugby de Panamá y mi agradecimiento al equipo femenino de rugby de las Titanides y al masculino de los Titanes por esta iniciativa y por permitirme compartir junto a ellos estos momentos tan especiales.

*PROJECTS FOR CHILDREN, MANAGING DIRECTOR, WWW.PROJECTSFORCHILDREN.ORG, WWW.SAILING4AUTISM.ORG