Temas Especiales

11 de Apr de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

La Universidad y su porvenir

Una de las instituciones más antiguas de la humanidad es, sin duda, la universidad. Su presencia ha podido sobrevivir a los cataclismos ...

Una de las instituciones más antiguas de la humanidad es, sin duda, la universidad. Su presencia ha podido sobrevivir a los cataclismos y desastres naturales, las invasiones y guerras, los cambios en la geopolítica y las ideologías planetarias y a los intereses particulares de personas y grupos. También las universidades se han anticipado o, sino, acompañado y adaptado a las revoluciones del saber, la ciencia y la tecnología. Han sabido utilizar sus resultados, difundirlos y contribuir a popularizarlos como fundamentos civilizatorios y culturales.

Su presencia en una nación es señal de progreso y de confianza en el futuro, especialmente cuando asumen con rigor la formación del capital profesional e intelectual a escala superior, el avance de las ideas, la cultura, el conocimiento y la innovación. La creación de las universidades en general se asocia a personalidades precursoras, que han sabido anticiparse a los avatares de sus tiempos. Esas personalidades incubaron un sueño y con denuedo lograron convertirlo en un proyecto con amplio respaldo académico y político, y fuerza suficiente para ser acogido como un bien público por la colectividad social.

Las personalidades de los doctores Harmodio Arias Madrid y Octavio Méndez Pereira son asociadas a las decisiones que dieron origen a la Universidad de Panamá. En el caso de la Universidad Tecnológica de Panamá, es la impronta del Ingeniero Víctor Levy Saso, desde la matriz de la Universidad de Panamá, que influye decisivamente en su gestación. Hoy ambas instituciones cuentan con trayectoria, reconocimiento nacional y son parte del patrimonio académico, científico y cultural de la nación.

Un ejemplo igualmente relevante es el de la Dra. Berta Torrijos de Arosemena, educadora de atildada vocación, quien asume el liderazgo de un pequeño equipo de profesionales para fundar la Universidad Especializada de las Américas (UDELAS). En sus casi dieciséis años de vida, las contribuciones de la UDELAS han sido abundantes. Su modelo institucional goza de una legítima acreditación, su matrícula ha crecido sostenidamente y más de 15 mil graduados de sus carreras y programas académicos, se desempeñan de manera competente e íntegra en diversos espacios laborales, dentro y fuera del país.

La UDELAS rompió los esquemas tradicionales de lo que significaba ser universidad, para ofrecer servicios de orientación educativa, social y de salud mediante clínicas, centros de atención a la diversidad y programas de acompañamiento a escuelas, organizaciones y comunidades con niñez y jóvenes con discapacidad y en situaciones de riesgo, un modelo sui géneris poco conocido en la región.

Ofertó una amplia gama de carreras técnicas, licenciaturas y postgrados nunca antes vistos en el país, y para los cuales en el pasado solo existía la opción de viajar al extranjero. La UDELAS estableció un sistema de diplomados que ha servido de instrumento de formación a la población que busca perfeccionarse en una variedad de temas y habilidades cognitivas intrínsecas a su campo de trabajo, independientemente de su grado académico, como colectivos de obreros sindicalizados o no, campesinos, indígenas y personas de entornos urbanos marginales.

Como universidad innovadora integra un número plural de redes académicas que le permiten trabajar colaborativamente con universidades e instituciones científicas de América Latina, Europa y Estados Unidos. Ha asumido la interdisciplinariedad como método usual de trabajo en el diseño curricular y su tarea pedagógica, lo cual ha servido para ampliar las perspectivas profesionales y ciudadanas de sus egresados y de las comunidades con las que se vincula.

Se ha convertido en el referente obligado en el país y la región para múltiples especialidades, carreras y programas sociales, y en un interlocutor óptimo de la mayoría de las instituciones del Estado y ONG’s, con las que está asociada, para generar iniciativas y contribuir a formar profesionales en aquellas disciplinas que les son de particular interés.

Es una de las pocas instituciones de educación superior en América Latina en tener la capacidad de convocar a líderes sindicales de variadas orientaciones ideológicas en un mismo salón de clase. Y, entre otros logros, es además, una institución de educación superior que tiene presencia en las Comarcas Guna Yala y la Ngäbe-Buglé, formando educadores en su lengua originaria (EBI) y profesionales requeridos para el desarrollo de estos pueblos.

Esos logros han sido posibles gracias a un esfuerzo mancomunado de sus directivos, docentes, estudiantes y administrativos que respaldaron una visión que incluía a la universidad como entidad con sentido social, capaz de contribuir significativamente con el desarrollo humano del país. En su ámbito de trabajo, la UDELAS puede estar orgullosa de haber hecho aportes representativos al mejoramiento de una sociedad que requiere seguir transformándose para lograr que toda la población panameña reciba los beneficios del progreso.

Una nueva etapa en la vida institucional se avecina con gran fe en el porvenir. No tengan dudas de que tenemos suficiente capacidad para asegurarle a la UDELAS un escenario renovado de actuación para que siga ofreciendo el capital humano, conocimiento y las intervenciones sociales que demanda el desarrollo nacional.

DOCENTE UNIVERSITARIO.