Temas Especiales

27 de Oct de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

¿Qué hacer ante la violencia doméstica?

La violencia doméstica es enfrentada por muchas personas, mayormente mujeres. Puede manifestarse sutilmente con descalificaciones por pa...

La violencia doméstica es enfrentada por muchas personas, mayormente mujeres. Puede manifestarse sutilmente con descalificaciones por parte de su pareja u otro miembro de la familia, o gravemente con golpes, patadas e incluso la muerte. Aumenta en intensidad y frecuencia.

La violencia doméstica se da en a un ciclo de varias etapas: la de estallido, arrepentimiento, luna de miel y acumulación de tensiones. En el estallido se da la agresión, luego el agresor se arrepiente, pide perdón y promete no volver a hacerlo. Otra etapa es la reconciliación o luna de miel, se viven buenos momentos, esperando que la agresión sea la última; luego se da la acumulación de tensiones, durante esta etapa lo que haga la víctima será motivo de disgusto, la víctima vive con estrés, pues a la mínima provocación se dará otro episodio de violencia. Este ciclo es difícil de romper y a veces pasan años antes de que se decida terminar la relación.

Si es víctima de violencia o tiene un familiar o amigo(a) involucrado en esta situación, tome en cuenta lo siguiente:

1. La violencia doméstica no se resuelve sola, actúe: Una de las partes involucradas debe hacer algo. Tomar una decisión le permitirá mejorar, le evitará heridas graves e incluso la muerte.

2. La violencia doméstica está cargada de silencio: La víctima es aislada, teme o siente vergüenza de hablar. Si sospecha que alguien cercano es víctima ofrézcale su apoyo.

3. Pueden pasar años antes de que la víctima decida dejar al agresor: Se recomienda no tolerar la violencia, pero en muchos casos dura años. Aunque no denuncie, cuando se dé un episodio de violencia vaya al médico y haga un registro de sus heridas, esto le servirá cuando se decida y para trámites legales como el divorcio. Haga la denuncia lo antes posible.

4. La única forma de terminar con la violencia es dejar de ser una víctima: Aunque sean pocas sus fuerzas o sienta su vida arruinada, esto puede cambiar, usted merece vivir sin violencia y con respeto. Busque ayuda, hable con amigos o profesionales. El área de Recursos Humanos de algunas empresas cuentan con personal idóneo.

5. Denuncie la agresión y esté preparada(o). El agresor busca su silencio. En cuanto haga una denuncia va a reaccionar, en este caso tenga una red de apoyo de familiares, amigos, miembros de una iglesia o asociación que puedan respaldarle.

6. Sea firme. El arrepentimiento es parte del ciclo, sea firme, ponga límites, pero si sigue la relación debe tomar en cuenta que sin tratamiento psicológico o intervención profesional la violencia no va a desaparecer y cada episodio será más grave.

7. Esté preparada(o) para los prejuicios. Cuando denuncie va a encontrar personas con muy poca sensibilidad, y que le culparán por la agresión, no haga caso.

Pasos a seguir si decide actuar:

1. Llame. Tenga a mano los números de la estación de policía más cercana, un familiar o amigo que pueda rescatarle en caso de un episodio grave de violencia.

2. Denuncie. Acuda a la Corregiduría. Debe solicitar el desalojo preventivo del agresor, boleta de protección y referencia a Medicatura Forense para el parte legal, además puede denunciar en la Dirección de Investigación Judicial (DIJ). Teléfono: 512-2222; Policía Nacional: 104; Servicio contra la Violencia de la Policía: 511-9445 / 9162.

2. Esté preparado(a) para tomar distancia. Tenga un archivo portátil con documentos importantes: Cédula. Pasaportes. Diplomas. Certificados de nacimiento de sus hijos(as). Títulos de propiedad. Informes médicos. Cualquier otro documento importante en caso de abandonar el hogar para preservar su vida.

3. Deje constancia. Acuda al médico si recibe algún golpe y solicite hagan un informe de violencia que es obligatorio para los prestadores de servicios médicos, conserve los informes.

8. Solicite ayuda. Existen organizaciones como: Centro de Apoyo a la Mujer Maltratada. Teléfonos: 267-7757 o 267-0770. Instituto Nacional de la Mujer: 506-0509, Ext. 117. Dirección de la Mujer de la Defensoría del Pueblo: 500-9800, Ext. 8860 / 8872 / 8859. Centro de la Mujer Panameña: 235-1350 / 1989.

Lo más importante es saber que no está sola y que actuar puede mejorar su calidad de vida. Ningún ser humano merece ser víctima de la violencia.

TRABAJADORA SOCIAL, MAGÍSTER EN CIENCIAS SOCIALES.