Temas Especiales

25 de Feb de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

El idioma como fuente de comunicación entre los pueblos

Todo idioma siempre ha sido piedra angular de cohesión y de identidad entre los pueblos y las personas. Desde tiempos primitivos, cuando...

Todo idioma siempre ha sido piedra angular de cohesión y de identidad entre los pueblos y las personas. Desde tiempos primitivos, cuando las sociedades no estaban formalmente estructuradas, sino que regidas por un grado de convivencia sujeta a satisfacción de necesidades básicas y el ser humano daba sus pininos en la transmisión de mensajes, la comunicación se presenta como un imperativo.

Entonces, se establecen formas rudimentarias de comunicación que iban desde jeroglíficos hasta simbologías extrañas con un valor, de tal suerte que, aunque extraños, fueran comprendidos por las comunidades. Con el transcurrir de los años y la consiguiente modernización de las estructuras comunales o jerárquicas, dentro de las sociedades, se va formando un sistema comunicativo coherente, comprensible y aceptable.

La historia lleva registros de expresiones tribales que reflejaban cultura y sabiduría; desde los Mayas, los Quechuas, los Incas hasta tribus bárbaras en Europa y la consolidación de Roma y su Imperio. Es así como se va entretejiendo en fibras sutiles, pero fuerte, la fortaleza de las sociedades y del ser humano, es decir, su idioma como vehículo indiscutible de comunicación, acercamiento entre pueblos y la cohesión de la nueva civilización.

Por consiguiente, hoy, en pleno siglo XXI, cuando nuestro idioma mantiene un puesto jerárquico entre las tres lenguas más importantes del mundo, nos atrevemos a señalar que estamos más comunicados, manejamos más información, tenemos más conocimientos y, de hecho, somos seres privilegiados sin límites ni fronteras para establecer verdaderas redes de comunicación mundial.

Sin duda, en el actual contexto sociotecnológico, un diálogo entre una persona en Estados Unidos y otra en Panamá es asunto de segundos, con imagen y efectos audiovisuales; es más, desde aquí hasta el otro lado del planeta se puede comunicar con un simple aparato en uso de tecnologías de punta.

Queda visto, por tanto, que la comunicación a través del idioma se ha fortalecido mediante la tecnología y aún sin ella, pues todavía leemos un libro, un periódico, una revista o nos sentamos a ver en Wikipedia un texto nuevo de un autor de importancia y de mucha profundidad literaria, filosófica, sociológica o simplemente educativa.

En consecuencia, nos place el hecho de que en nuestro país, del 20 al 23 del mes en curso, se lleve a cabo el VI Congreso Internacional de la Lengua Española con la presencia de un Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, y otros escritores de relevancia universal, además de importantes literatos locales. Pues, este foro permitirá abordar el análisis de nuestra lengua desde diversas perspectivas, atendiendo al influjo de las redes sociales, su repercusión y manejo adecuado. Asimismo, como uno de sus objetivos centrales tratará de ‘... reforzar la conciencia sobre la promoción y unidad del español entre los gobiernos, las instituciones y los ciudadanos’.

En buena hora, por nuestra fortaleza idiomática, y por hacer de nuestra lengua un bien patrimonial de incalculable valor.

*DOCENTE.