Temas Especiales

01 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Industria Aeroespacial en Panamá

Al leer ‘Industria Aeroespacial’ pueda que le haga recordar las primeras imágenes del alunizaje del Apolo XI, el 20 de julio de 1969, hi...

Al leer ‘Industria Aeroespacial’ pueda que le haga recordar las primeras imágenes del alunizaje del Apolo XI, el 20 de julio de 1969, hito de la humanidad y hecho histórico de relevancia universal. Sobre lo particular hay un número creciente de empresas que promueven en los últimos años el turismo espacial, así como, empresas encargadas por parte de agencias espaciales en desarrollar nuevas lanzaderas para exploraciones espaciales.

¿En qué puede beneficiar a Panamá esta industria? No podemos seguir visualizando a la industria aeroespacial exclusivamente por los vehículos y satélites que son insertados en órbita por agencias espaciales y empresas privadas, sino también por la amplia gama de aplicaciones que podemos desarrollar en la tierra con los mismos. Hoy día se estima que un 80 % de las misiones espaciales son utilizadas en aplicaciones y servicios terrestres que van desde sistemas de comunicaciones y navegación a sistemas de monitoreo urbano y forestales, entre otros.

Para tener una perspectiva mayor, tomemos el reporte de mercado de aplicaciones de Sistemas de Navegación Satelitales (GPS, Galileo, GLONASS) presentado por la Agencia Espacial Europea (ESA) en mayo de 2012. Dicho reporte coloca un estimado de ganancias globales para el año 2014 por un monto cerca de 200 mil millones de euros, lo que equivale aproximadamente a 273 mil millones de dólares. Una parte substancial de este estimado pertenece a un segmento de productos que utilizan señales de navegación satelital para el desarrollo de aplicaciones especiales; por ejemplo, los sistemas automatizados de siembra, fertilización y cosecha de productos agrícolas. De igual forma se incluyen el número creciente de soluciones que aumentan la precisión de señales en aplicaciones pluviales, portuarias, urbanas y aéreas.

Otro segmento de aplicaciones de interés es el relacionado con satélites de teledetección. Dichos satélites cuentan con instrumentación altamente especializada, que permite determinar la clasificación exacta de especies agrícolas y silvestres en una región. Con esta información se pueden crear y actualizar Sistemas de Información Geográficos (SIG), destinados a monitorear el estado de salud de nuestros cultivos y estimar su producción anual. De la misma manera se pueden utilizar imágenes satelitales para la evaluación de riesgos a la población en casos de desastres, a través del International Charter Space and Major Disasters, con datos actualizados se pueden delimitar zonas afectadas y priorizar rápidamente la ayuda en éstas áreas.

En otras latitudes, los algoritmos y aplicativos utilizados para generar productos finales, a partir de datos satelitales, son desarrollados cada vez más por pymes subcontratadas por centros de investigación y agencias espaciales con este fin. En muchos casos, dichos aplicativos generan productos que son posteriormente comercializados en el mercado.

Cabe destacar, que la inversión inicial no es onerosa, sin embargo, el tiempo de retorno de inversión es mayor, comparado con el de las empresas de la industria de servicios. Hay muchos otros beneficios que Panamá pudiese recibir si se interesa en esta industria, uno de ellos es en el área de seguridad, delineando las normas jurídicas que la regulen.

A la fecha existen países vecinos que están desarrollándose en la industria aeroespacial, tanto por la parte estatal como privada. Panamá, al igual que El Salvador, Guatemala, Belice, Honduras, Belice, Surinam, Guayana, República Dominicana, Haití y otras islas caribeñas, no ha presentado legislación relacionada ni tampoco interés en la posibilidad de una incursión en este tipo de actividad.

Lo importante es que la Industria Aeroespacial presenta una oportunidad para que empresas panameñas del área de innovación pueden establecerse y tener éxito. Sin embargo, esto depende en primera instancia de que el Estado panameño dé un primer paso, y establezca una política de estado aeroespacial regulada, que favorezca al pueblo panameño, con profesionales calificados e idóneos en la materia.

INGENIERO EN CIENCIAS Y TECNOLOGÍAS AEROESPACIALES ORIENTADAS A APLICACIONES TERRESTRES.