Temas Especiales

09 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Filosofía del Derecho

Lucio Anneo Séneca nació hace 21 siglos, fue una de las mentes más brillantes del imperio romano y se lució Lucio en la parte decadente ...

Lucio Anneo Séneca nació hace 21 siglos, fue una de las mentes más brillantes del imperio romano y se lució Lucio en la parte decadente del imperio, fue filósofo, político, orador, escritor, pero sobre todo moralista. Dijo ‘lo que las leyes no prohíben... puede prohibirlo la honestidad’. Separa de esta forma Séneca la ley de la moral, pero la ubica como un complemento de la misma, genial actuación y propia de un filósofo moralista como lo fue Séneca.

La ley incuba la coercibilidad, la moral nace y se desarrolla en plena libertad y autonomía, por más de 20 siglos esto ha sido así, Kant piensa de esta forma. Con una visión Aristotélica hemos bajado a la moralidad del mundo Platónico en que ha vivido y describimos la moral como todo comportamiento beneficioso al hombre y a la inversa ubicarlo como inmoral. La dicotomía prevista por Séneca en el pensamiento anteriormente descrito refleja una concepción del Derecho en el cual la ley y lo relativo a la moral son dos mundos que se contemplan mutuamente sin estar conjugados entre si, es por eso que hay leyes que aprueban la producción y comercialización de productos que al ser dañinos al hombre, son consideradas como inmorales.

El Derecho se concibe como una serie de medidas heterónomas y coercibles que regulan la actividad del hombre, representado en la expresión ‘podemos hacer todo lo que la ley no prohíba’, esta norma contiene intrínsecamente la coercibilidad, asumiendo que el Derecho es el justo medio entre lo legal con lo moral, usando el a priori lógico de Kant y Leibnitz, podemos decir que la condición a priori del Derecho es la justicia y que la condición a priori de la justicia es la armonía del hombre consigo mismo y el medio ambiente. La dicotomía anteriormente descrita produce, en la interpretación del Derecho, dos modelos gráficos que son: No 1: Legal, Derecho, Moral; No 2: Moral, Derecho, Legal.

En el Modelo No 1 se crea una Sociedad Civil de Derecho y las personas están bajo leyes que son leyes de coacción, la ley en sí misma actúa como motivo impulsor y al no estar condicionada por la moral, permite que se logre o no coincidencia con la misma, esto ha permitido que a través del tiempo y el espacio la justicia sea una diosa fugitiva y los pueblos tengan sed de la misma.

En la Sociedad Civil Ética las personas no estarían bajo leyes de coacción sino bajo leyes de virtud, pero esta sociedad no es la norma en el género humano, sino la excepción. No se debe dividir el comportamiento humano en dos mundos, uno que se dedique a lo legal y otro que se dedique a lo moral, debido a que el comportamiento humano es integral y debe ser socialmente evolucionista.

Era necesario crear un eslabón que uniera, en la elaboración de la ley, la moral con la ley misma; la racionabilidad sustenta al universo y el eslabón buscado es precisamente la razón. El hombre ha sobrevivido por el uso de la razón, lo beneficioso al hombre es moral y lo perjudicial es inmoral, este concepto es claramente racional, entonces la razón nos dice que en la interpretación del derecho, el Modelo No 2, en donde la moral al actuar como motivo impulsor condiciona la ley, reduciendo la aprobación de leyes inmorales y consecuentemente perjudiciales al hombre, es el que conviene a la raza humana para sobrevivir individual y socialmente... en paz, este modelo es la representación gráfica de la expresión del profesor Kant que dice ‘la razón moralmente legisladora’, el uso de este modelo producirá una evolución social, porque lo que vemos es una evolución de las ciencias y las tecnologías solamente, pero el uso exclusivo de la razón no salvará al hombre y su mundo... solo la ‘razón moralmente legisladora’. Siempre existirá el Estado y la Sociedad Civil de Derecho, porque todo esto está condicionado por el genoma humano, el cual no podemos cambiar, en donde el hombre no hace lo que la razón le dice... sino lo que el deseo le impone.

FITOTECNISTA.