Temas Especiales

07 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Tienes el poder

Si al final del día pusiéramos en una balanza la cantidad de información y noticias que absorbemos, posiblemente nos llevaríamos las man...

Si al final del día pusiéramos en una balanza la cantidad de información y noticias que absorbemos, posiblemente nos llevaríamos las manos a la cabeza en señal de maltrato. La información debe conocerse. Pero, esa información por su contenido y por sus protagonistas no contribuye a la paz y tranquilidad que nos merecemos y nos afecta psíquicamente como país. Afecta tu tiempo, tus prioridades, tus objetivos, tu formación y tu equilibrio mental y emocional. Tú eres el protagonista. Piensa que tú eres el director, el guionista de lo que haces y de lo que hacen contigo. Tienes el poder y está en tus manos decidir y elegir aquello que te aporte, enriquezca y ayude a tu formación. Hay que aprender a eliminar malos hábitos que distraen y desenfocan. Y, construir buenos hábitos que nos permitan trabajar mejor, vivir mejor y con menos estrés.

Los científicos dicen que se necesitan 21 días para cambiar un hábito. El año tiene 365 días. Y, el día 24 horas con sus minutos y segundos. Eso es irreversible. No se puede cambiar. Pero, lo que sí se puede cambiar es cómo usamos ese tiempo. Cómo nos organizamos. Cómo trabajamos. Productividad personal, es la clave. Una clave que es de enorme importancia para profesionales, empresarios, periodistas, escritores, políticos, en definitiva para todo ser humano.

Y, si de política hablo, despedimos el año 2013 con dos terribles sucesos y recibimos el año 2014 con otro terrible suceso. De sucesos en sucesos y de que son terribles, lo son. Empiezo con la alianza que nunca se dio, por la codicia reflejada en unos cuatro, cuando se debió consensuar solo entre dos candidatos de oposición y con el beneplácito de los miembros de sus dos partidos. Lo demás sobraba. Cuando la persona vive conforme y se somete a la voluntad de alguien y renuncia a sus principios y derechos y se caracteriza por la docilidad, rendición y sumisión, se convierte en un parásito de aquel o de aquellos y se corre el riesgo de arrodillarse ante ellos y de vivir bajo una frustración permanente y a mantener muy bajo el nivel de sus aspiraciones, sentirse impotente ante todo, subestimarse, ser pesimista, y convivir con una desesperanza profunda.

En el ínterin surgió lo que se veía venir con lo de la ampliación del Canal, si consideramos las voces de preocupación de expertos y de personalidades que se opusieron y advirtieron lo que ocurre hoy con una empresa cuestionada por su malversación de fondos, falta de transparencia y que vio con la ampliación, su tabla de salve económico. Pienso que GUPC ofertó bajo en la licitación para ganarse el proyecto de la ampliación del Canal y con esa oferta era imposible ganar dinero y ellos lo sabían y ya tenían en mente desde aquel entonces una renegociación posterior al precio antojadizo de ellos y que los sacaría de su bancarrota. Y, no contentos con esto, nos reclaman los sobrecostos con intimidación y amenazas de paralizar la obra. Esto en verdad es un robo descarado. Pero, Panamá y el mundo los tienen en la mira. ¿Hubo buena fe de los que participaron en la licitación? Claro que no. Y, esto nos deja una sola lección: ‘No dejes en manos de otros —y menos de foráneos— tu futuro y lo que tanto te costó defender’.

Otro asunto a considerar y que nos lleva a un agotamiento político fue lo sucedido entre dos figuras políticas de dos diferentes colectivos con acusaciones gravísimas: ofertas de dinero a cambio de negociar renuncias. Un escándalo más de soborno. Si observamos el comportamiento de las figuras políticas involucradas en el hecho y que no deja de ser un delito según el Código Electoral vigente, salta a la vista la gran disonancia entre ética y política, porque se aceptan valores contradictorios a la honestidad y lealtad, y se vive en un estado de incoherencia que no es compatible con la estabilidad psíquica de un país. La ambigüedad, la componenda, el cinismo, la hipocresía, las amenazas y el engaño, son hábitos o costumbres comunes en algunos políticos, que tal vez conozcan el camino correcto, el de la sabiduría, pero no quieren tomarlo; prefieren el torcido, el de la ineptitud.

Otra idea errónea en este tipo de políticos, es que la política constituye un pretexto para tolerar algunas cosas, sin que importe su impacto en los demás. Creen ellos tener licencia para hacer caso omiso de sus obligaciones, para absorber sin consideración, o para buscar la comodidad sin responsabilidad.

Para mañana jueves, 9 de Enero, fecha importante para la consolidación de nuestra soberanía en que una generación valiente le gritaba a un país usurpador, que su territorio era sagrado y que nos pertenecía. Muertes, heridos, llantos, lamentos y sufrimientos hubo en ese entonces. Sin olvidar que el corazón del pueblo panameño también se vio lisiado aquel 20 de Diciembre y que pagaron con sus vidas miles de inocentes panameños, bajo el pretexto de acabar con aquella dictadura que laceraba nuestra débil democracia.

Aunque todo lo anterior nos lleve a un agotamiento mental, aprendamos de aquellos patriotas del 9 de Enero y sigamos luchando por ser plenamente soberanos de todo aquel que pretenda abusar de nuestra dignidad. Igualmente, hay que repudiar las malas vibras, las malas acciones del político ladrón de las esperanzas de un pueblo. Panameño, tú tienes el poder en tus manos, en tu conciencia. Lucha por tu libertad.

ESPECIALISTA DE LA CONDUCTA HUMANA.