Temas Especiales

10 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Heroísmo y displicencia

La gesta patriótica que ofrendó a los sectores populares panameños y que a la postre parece haber beneficiado, significativa e injustame...

La gesta patriótica que ofrendó a los sectores populares panameños y que a la postre parece haber beneficiado, significativa e injustamente, a sectores privilegiados de nuestra sociedad, quienes se adjudicaron derechos sobre los bienes revertidos sin remordimiento alguno, dejó una enorme sensación a displicencia por aquellos que tributaron sus vidas en defender, heroicamente, el honor de la República ante las arbitrariedades y atropellos del coloso norteño.

Escuchar por años el lamento de mi padre ante la avaricia, el egoísmo e injusticias de aquellos que despectivamente denominaba ‘Cholos sin sangre’ —refiriéndose a la aristocracia gobernante—, nos lleva a reflexionar sobre el olvido ceñido, durante años, por los gobernantes sobre los verdaderos héroes de la gesta patriótica del 9 de Enero de 1964. En este sentido, no podría descartarse que la mano fantasma que no figura, pero financia, haya tomado parte en la agitación de las masas populares bajo la consigna de la Soberanía y del ‘Yankee go home’, para sacar provecho de las insatisfacciones y sin sabores que el enclave colonial despertaba en la sociedad panameña.

De hecho, un análisis del presente en torno al 9 de Enero (día puente y ceremonias muy parcas, etc.), hace pensar en un plan muy bien orquestado, cuyos frutos a futuro (bienes revertidos) sería el tesoro ansiado. En contraposición, la actitud de las masas populares fue más ennoblecedora para con la patria pues, ante las injusticias del imperialismo, se enchumbaba de un nacionalismo y una conciencia patriótica auténticas, que recaló con vehemencia en los grupos estudiantiles (secundarias y universidad), los cuales ofertaron sus pechos para que las balas, bayonetas y culatas del imperio Yankees encontraran reposo fúnebre.

A pesar de cualquier tipo de oportunismo yacente en las postrimerías, los sectores populares y/o estudiantiles involucrados cumplieron con ese rol patriótico que imponía el tiempo y las circunstancias históricas. En las ciudades de Panamá y Colón, estos atendieron el llamado de la patria, pero, lamentablemente, la Patria los olvida y su justicia ha tardado más de lo que cada héroe (muerto, herido, golpeado o mutilado) demoró en decir sí a la soberanía territorial.

Sin duda alguna, en torno a esta Gesta, ha primado el oportunismo de sectores privilegiados de nuestra sociedad sobre lo oportuno de hacer justicia social a los que ofrecieron sacrificios por la reivindicación de nuestro territorio en aquellos aciagos días. Todo hace indicar que el populacho panameño solo tenía un valor utilitario, más no humano.

En definitiva, valerse de las insatisfacciones de los sectores populares contra el inicuo Tratado de 1903 (Hay-Bunau-Varilla), bajo las consignas Soberanía, Nacionalismo y Patriotismo, para expulsar a los Yankees y acaparar los bienes revertidos, supone era el fin expreso. Con lo que no se contaba era con que los sectores populares y asociaciones estudiantiles hicieron suyas dichas consignas y actuaron con una conducta patriótica auténtica, que hoy representa su mayor legado histórico-social, trascendiendo todos esos planes orquestados en la oscuridad, con miras a desdeñar nuestra memoria histórica.

*DOCENTE.