Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

El papel y la libertad de expresión

El gobierno sí ha entregado las divisas necesarias para la operatividad sobre todo a diarios como El Nacional, El Universal, Últimas Not...

El gobierno sí ha entregado las divisas necesarias para la operatividad sobre todo a diarios como El Nacional, El Universal, Últimas Noticias y además, exentas de impuestos como el IVA, apegándose al artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y al artículo 57 de la Constitución Bolivariana de Venezuela.

Sin embargo, hay una campaña netamente política orquestada desde sectores empresariales, como el Bloque de Prensa, que intenta imponer la premisa de que el Gobierno venezolano ‘no facilita las divisas suficientes adquirir el papel para los periódicos’.

Inmediatamente, en casi todos los medios privados se hacen eco de esta campaña y repiten hasta el cansancio que ‘no hay papel’, ‘cerraron el periódicos tal o cual’, ‘el gobierno no da divisas para comprar el papel’. Con esta estrategia, los directivos de medios pretenden aportar su granito de arena a la guerra económica desatada contra los venezolanos, para incidir en el imaginario colectivo de la supuesta escasez de papel periódico y así avivar miedos, angustias, rabia.

El diputado Julio Chávez, presidente de Comisión del Poder Popular y Medios de la Asamblea Nacional, ha desmentido tal campaña internacional de la falta de papel con cifras en mano: En el año 2013 se llegaron a importar 140 mil toneladas de papel periódico, mientras que en el año 2012 la prensa funcionó sin dificultades con 129 mil doscientas toneladas métricas de papel. Entonces, ¿con 11 mil toneladas adicionales puede hablarse de escasez?

Otro dato revelador lo aporta el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, quien ha asegurado que 13,700 bobinas de papel prensa aún no han sido retiradas del puerto La Guaira. El diario El Universal tiene en la aduana dos lotes de bobinas, uno de 973 y otro de 572. Solo Notitarde, un diario de circulación regional, tiene a su disposición 1,031, por citar solo dos ejemplos, sin incluir el papel que ingresó al país para otros grupos empresariales del ramo. Si como dicen, están a punto de quebrar por falta de papel, ¿por qué no retiran el que está en la Aduana?

La respuesta a las interrogantes anteriores la ofrece el diputado y periodista Earle Herrera, también integrante de referida Comisión de Medios. ‘Los pequeños periódicos del interior del país son explotados por grandes exportadores de papel que reciben dólares y luego le venden a ellos a unos precios del mercado negro. Eso es una realidad’, denuncia el parlamentario, quien además asegura que los medios privados venezolanos ‘obtienen más vendiendo papel que vendiendo periódicos’.

Pero estas prácticas no son ninguna novedad en Venezuela. Lo es tanto como la canción de Héctor Lavoe ‘Periódico de ayer’. Esta historia se remonta a los gobiernos de AD y Copei, que pactaban con empresarios empeñados en hacen del papel periódico un negocio, para aumentar sus emporios mediáticos y conseguir así prebendas políticas.

Tal como escribe el colega Ramón Yanes desde sus hojas del diario Provincia del estado Sucre: ‘Ya el gobierno desenredará ese rollo y los ‘mártires de la libertad de expresión’ se harán los locos, no asumirán su responsabilidad de acaparadores y especuladores con la reventa, en especial a los medios impresos regionales’.

La verdad es que el papel no tiene nada que ver con la libertad de expresión, ni la libertad de prensa, ni siquiera con los periódicos. Los datos a la mano revelan que los empresarios de periódicos piden divisas para comprar miles y miles de bobinas de papel, y utilizan mucho menos de la mitad al revender la mayor parte, no a 6,30, como se los otorgó el Estado, y sí a precios especulativos del mercado, cuyo límite es el cielo, o mejor dicho, el infierno. Piden más de 10 mil bobinas para cubrir su mercado, cuando lo que utilizan son tres mil. Los propietarios de periódicos no resisten una simple auditoría sobre los dólares recibidos y los gastados.

El gobierno revolucionario debe preservar las divisas, haciendo cumplir la Ley de Ilícitos Cambiarios ante el sector que sea, porque su deber es garantizar la igualdad, la justicia y la defensa de la prensa regional víctima, en su gran mayoría, de los magnates del bloque de prensa.

PERIODISTA VENEZOLANA, MOVIMIENTO PERIODISMO NECESARIO.