Temas Especiales

28 de May de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Pastores: estafas y escándalos

Los seguidores del pastor surcoreano reaccionaron agresivamente, cuando una pila de periodistas rodeó al religioso para formularle algun...

Los seguidores del pastor surcoreano reaccionaron agresivamente, cuando una pila de periodistas rodeó al religioso para formularle algunas preguntas, luego de dictarse condena en su contra. Las escenas hostiles se asemejan parcialmente a las demostradas por adeptos del pastor Cleotaldo Edwin Álvarez Murgas en agosto del 2013, cuando corrió como pólvora la noticia de una medida cautelar —impedimento de salida del país— expedida en su contra por el supuesto hurto de tierras.

Para esos días, colegas de diversos medios, interesados en conocer la versión de Álvarez, fueron abucheados por algunos feligreses del colosal templo, antes se les impidió ingresar a la iglesia para conversar con el pastor. La animadversión del pastor también fue evidente.

La trama se traslada al continente asiático, el más extenso y poblado de la Tierra. En Seúl, Corea del Sur, el pastor David Yonggi Cho Shinto de ‘la Iglesia del Evangelio Completo de Yoido en Seúl’, con 800 mil miembros, fue condenado a prisión por estafa y evasión de impuestos el jueves 20 de febrero del 2014. Mientras el pastor guardó silencio frente a la prensa, miembros de su iglesia, quienes resguardaban a Cho al salir de la corte, empujaron a los reporteros y dañaron una de las cámaras de TV, según informó una periodista de OhMyNews kwak.

En Internet, la televisora Hosanna Visión, reseña la hoja de vida del reverendo Álvarez, quien también es el presidente del citado medio de comunicación. En el segundo párrafo se lee: ‘El pastor Edwin es miembro del Board Church Growt Internacional (CGI), el cual reúne a los 70 líderes evangélicos más representativos del mundo, cuyo presidente es el Dr. David Yonggi Cho’ —conocido antes como Paul Yonggi Cho.

El Tribunal de Bienestar Social coreano condenó a Cho a cinco años de prisión efectiva por delito tributario y cinco años de libertad condicional y una multa de cinco mil millones de wones —más de cuatro mil millones de dólares. Su hijo, el reverendo Cho Hee-Jun, expresidente de Christian Council, fue sentenciado a tres años de prisión efectiva.

El sitio www.protestantedigital.com, revela, citando a la agencia de noticias coreana Yonhap News, que el caso se planteó en el 2013, cuando miembros de la iglesia pastoreada por Yonggi Cho presentaron una demanda por el desvío de fondos, que en el 2002 provocó pérdidas por 10 millones de euros, al ordenar a personal de la congregación que comprase acciones, propiedad de su hijo, Cho Heen-Jun, a un precio cuatro veces superior al mercado. Según medios coreanos, esto involucró a la iglesia en la evasión de impuestos. Esta iglesia forma parte de las Asambleas de Dios —la misma estructura a la que pertenece Edwin Álvarez y cuya máxima autoridad en Panamá es el reverendo Lowel David.

El sitio también menciona que, durante el proceso judicial, Cho admitió su error de no haber procedido correctamente al momento de usar los fondos de la iglesia. Argumentó que debido a las necesidades económicas con la que se topó durante las misiones, emitió cheques sin recibir recibos.

Existen precedentes internacionales de pastores condenados por evasión de impuestos y otros delitos. Jim Bakker, fundó un imperio y logró crear su propia cadena televisiva, difundiendo su mensaje en EE. UU. las 24 horas al día. A inicios de la década de 1980, su programa llegaba a todo el país. En 1987 se conoció que había pagado a su exsecretaria, Jessica Hann, 265 mil dólares para garantizar su silencio sobre las relaciones sexuales que ambos habían mantenido. Dos años después, en 1989, Bakker fue sentenciado a 45 años de prisión por fraude, chantaje y evasión de impuestos. Después de purgar cinco años en prisión, obtuvo libertad condicional por buena conducta. En 1996 publicó un libro bajo el título: ‘I was wrong’, su traducción al español es: ‘Me Equivoqué’. En la obra Bakker se refiere a sus días de gloria y caída y admite que estuvo mal usar el dinero de la iglesia para financiar su extravagante nivel de vida.

Después del artículo de mi autoría, publicado en La Estrella el miércoles 22 de enero del 2014: ¿Fe o manipulación y negocios?, he recibido varias felicitaciones, también insultos y eufemismos, y hasta un rumor sobre las presuntas intenciones de alguien —que prefiero omitir su identidad, por no tener seguridad de ello— de formularme una demanda. El caso del pastor Yonggi Cho es un ejemplo de que la rendición de cuentas y legislar sobre la materia en Panamá es urgente.

Oídos: iglesias, gobernantes, políticos y sociedad en general.

PERIODISTA.