Una noche para recordar en cincuenta años

Actualizado
  • 01/11/2015 01:00
Creado
  • 01/11/2015 01:00
Joan Manuel Serrat se despidió de los escenarios internacionales en Panamá, con el concierto de cierre de su gira ‘Antología desordenada'

Viernes 30 de octubre. Solo mencionar la fecha nos hace pensar en el horroroso tranque de quincena justo antes de empezar los feriados patrios. Sin embargo, un nutrido grupo de personas dejaron esos pensamientos de lado para dirigirse hacia el centro de Convenciones a Atlapa.

Valía la pena hacerlo. Se trataba del concierto de cierre de la gira ‘Antología Desordenada' del español Joan Manuel Setrrat.

El cantautor había decidido hacer el cierre de sus giras internacionales en Panamá. Así lo hicieron saber los organizadores en un amplio despliegue promocional que incluyó información sobre los teloneros, cinco cantautores del movimiento ‘Tocando Madera', a cuyo beneficio era, en parte, el espectáculo musical.

La hora de la cita, ocho de la noche. Veinte minutos antes empezaban a agolparse los autos en el estacionamiento del centro de convenciones.

La sala estaba casi vacía. Los invitados disfrutaban de un ameno coctel que incluyó cava rosada, vinos, quesos y el infaltable jamón ibérico.

De a poco, la sala se fue llenando. Serían las ocho y media pasadas cuando empezaron a desvanecerse las luces del teatro.

Una pareja ataviada en atuendo típico interpretó el punto. El público aplaudió. En sus mentes solo cabía un pensamiento: ‘Falta menos para que empiece el concierto'.

Pero la pausa se reanudaría. Videos del patrocinador eran proyectados mientras personal de la producción preparaba cuatro guitarras en el escenario. El espacio se prolongó hasta casi las nueve de la noche, mientras el público, ya impaciente, empezaba a aplaudir.

Finalmente se encendieron las luces en el escenario para dejar ver a Yigo Sugasti, promotor de Tocando Madera y a cinco de sus cantautores.

‘La canción es patrimonio inmaterial , refleja nuestro sentir, nuestra realidad' dijo. explicaba la razón de ser del movimiento que creó hace once años. Proteger la canción panameña actual.

Javier Medina Bernal, acompañado por el violín de Chelín Núñez, iniciaría el espacio de los músicos nacionales. El siguiente turno fue para Gretel Garibaldi, seguida por Joaquín Rodríguez. Continuó Karla Lamboglia y finalizó Horacio Valdés, quien agradeció la oportunidad de estar en el escenario de una noche tan especial. Valdés concluiría con un segundo número. Hay que anotar que a pesar de la ansiedad del público, por el artista principal de la noche, las canciones de cada uno fueron muy bien acogidas. Cada uno con sus palabras, su estilo, su voz.

Finalmente, y al filo de las 9:40 de la noche, entró en escena la banda principal. El escenario estuvo más bien sobrio. Piano, batería, guitarra, bajo y sintetizadores. Eso era todo.

Del fondo surgió Serrat, fresco, sonreído. Canta ‘El carrusel del Furo'. Se le notan los años que lleva recorridos.

Ya nos había advertido un asistente al concierto ‘Voy a leer lo que escriban de hoy... lo primero que tienen que decir es que está viejo...'. , pero aun así, despliega vitalidad.

‘Gracias por haber decidido invertir una noche de sus vidas con nosotros', dijo al público que automáticamente rompió en aplausos.

Le siguió ‘De vez en cuando la vida' y ‘De cartón piedra'.

Serrat nuevamente se dirige al público para establecer las conmemoraciones importantes que ocurren este 2015, entre ellas, el centenario de la cinta El nacimiento de una nación , de Griffith, el centenario de ‘El amor brujo' de Falla, 500 años de la fundación de La Habana, y del nacimiento de Santa Teresa de Jesús. ‘Cincuenta años de mi asunción a los escenarios', comentó.

‘Me imagino que valoran el acto de supervivencia que esto representa', dijo y agregó. ‘Lo que más me importa es estar vivo, en el camino que he elegido libremente, que disfruto y por el que me pagan'.

El concierto continuó con ‘Mi niñez', ‘hoy por ti, mañana por mí' y uno de sus grandes éxitos ‘Tu nombre me sabe a hierba'.

El público se animó a hacer sus peticiones, a lo que Serrat respondió ‘¿Ya empezamos a pedir?, mejor déjense llevar...'.

‘Niño silvestre' fue el siguiente tema, luego de varias reflexiones sobre los flagelos que la pobreza, las enfermedades y la falta de oportunidades suponen para la niñez. Le siguió ‘Algo personal'.

Sobre su antología el cantautor indicó que su nombre se debe al capricho con la que fue estructurada, lo mismo que la piezas que conformarían su concierto. Aseguró que no sería justo no incluir en ellas algunas piezas en catalán, e interpretó ‘Canción de cuna', la más entrañable para él, dedicada a su madre; el éxito ‘Palabras de amor' y ‘Ahora que tengo 20 años'.

La noche avanzó con ‘Pueblo blanco', ‘Disculpe el señor' y ‘Esos locos bajitos', que fue coreada por el público, que recibió con mucho agrado ‘Para la libertad' y ‘No hago otra cosa que pensar en ti'.

Serrat hizo una pausa para presentar a su banda y finalizadas las formalidades, se acercaba la recta final de la velada. Los temas lo anunciaban: ‘Mediterráneo', ‘Romance de Curro el palmo' y ‘Hoy puede ser un gran día'.

El público empezó a pedir más. Otra, otra. Serrat complació con ‘Lucía' y Caminante, no hay camino', que lograron una automática ovación de pie.

El cantante abandonó el escenario, al cual volvió por la insistencia de su público. En pago de esos aplausos interpretó ‘Esas pequeñas cosas' y ya con un talante mucho más alegre y para cerrar con broche de oro, ‘Fiesta', y sucedió tal cual lo refleja en su lírica: ‘Se acabó, el sol nos dice que llegó el final, por una noche se olvidó que cada uno es cada cual. Vamos bajando la cuesta que arriba en mi calle se acabó la fiesta '.

========== >MAIN GMCOMILLA< LO QUE MÁS ME IMPORTA ES ESTAR VIVO, EN EL CAMINO QUE HE ELEGIDO LIBREMENTE, QUE DISFRUTO Y POR EL QUE ME PAGAN',

JOAN MANUEL SERRAT

CANTAUTOR

Lo Nuevo
comments powered by Disqus