A pedir de boca

Actualizado
  • 01/06/2010 02:00
Creado
  • 01/06/2010 02:00
PANAMÁ. Todo fue exacto. Justo cuando las manecillas del reloj pisaban la hora número dos empezó la fiesta. Primero fue Lemmiwiks. El so...

PANAMÁ. Todo fue exacto. Justo cuando las manecillas del reloj pisaban la hora número dos empezó la fiesta. Primero fue Lemmiwiks. El sol era implacable, pero las gafas, sombreros y botellas de agua por doquier mantenían el espíritu rockero y ambiental de los asistentes que acudieron al primer Festival Verde de Cultura Musical realizado en brisas de Amador. Mientras una fundación recogía firmas en contra de la minería a cielo abierto, Pepe Calavera interactuaba con el público que coreaba sus temas. Le tocó el turno a Rabanes, que aumentó la temperatura que de por sí era calcinante (32°). La seguridad estuvo a la altura, mas no la actitud de algunas personas que insistían en fumar dentro de la carpa. Y mientras algunos hacían lo imposible para encontrar bebidas, Carlos Méndez hacía su presentación. Este artista nacional fue muy aplaudido, tiene carisma y mucho mensaje social en sus canciones. Dos agentes del cuerpo de bomberos asesoraban a un señor para colocar un tanque de gas en un puesto de comida rápida y cinco chicos llamados Austin TV coquetearon con la gente que dejó muy buenos comentarios de estos mexicanos. Ya habían pasado siete horas continuas de festival, pero aún faltaba más. Unas chicas y unos mimos regalaban bolsas ecológicas al tiempo que Cienfue daba cátedra con su fusión muy original. A las 9:30, cuando los edificios de la ciudad se veían implacables, al fondo apareció Aterciopelados. La colombiana empezó su show mencionado a las etnias indígenas de nuestro país e hizo un llamado por el buen trato a la madre tierra. La mayoría de su presentación fue dedicada al planeta y a Cerati. Fueron casi dos horas de canciones que culminaron con ‘Florecita Rockera’ y ‘Baracunata’, dos temas clásicos que la gente coreó a todo pulmón. Justo antes de la media noche, ya el viento revolcaba servilletas y papelitos en el suelo.

Lo Nuevo
comments powered by Disqus