09 de Dic de 2022

Café Estrella

El punto de vista tras la lente

PALABRA. ‘Una noticia, sin una buena foto, no es noticia’. En las redacciones de todos los medios impresos en el mundo, es muy común esc...

PALABRA. ‘Una noticia, sin una buena foto, no es noticia’. En las redacciones de todos los medios impresos en el mundo, es muy común escucharlo. Por ello, cada periodista cuenta con su compañero de lucha y en muchos de los casos, es el fotógrafo quien toma el liderazgo de la cobertura con esa característica inquietud por contar lo que ocurrió desde su cámara.

Esta premisa se evidencia de manera romántica cada vez que en un relato llevado al cine, y que involucra la narración de sucesos en donde intervienen periodistas, el fotógrafo o el camarógrafo se convierten en la pieza clave de lo ocurrido.

El autor Enrique Martínez-Salanova Sánchez, cuando escribió Periodistas que toman partido, mencionaba que: ‘cuando alguien pone el ojo en una cámara, acude a un lugar determinado del mundo a realizar un reportaje, o escribe algo, ya está poniendo su mirada, contaminada en la mayoría de los casos, sobre una situación, conflicto o problema’.

Un ejemplo histórico fue el Oscar de la actriz Linda Hunt cuando interpretó a un fotógrafo que introduce a un reportero (Mel Gibson) en el mundo y la cultura indonesia mientras el país se debate entre aires violentos de revolución.

Asimismo, el personaje de Nick Nolte en la muy estudiada Bajo Fuego, de Roger Spottiswoode, se pone al frente de la guerra en Nicaragua para plantearnos los dilemas éticos de los corresponsales que toman partido - y hasta aleccionador- cuando se mencionaba en este mismo filme dos frases lapidarias: ‘Lo volvería a hacer…’ y ‘… en 20 años nos daremos cuenta quien tiene la razón’.

Henri Cartier-Bresson, padre del fotorreportaje, mencionaba que ‘el fotógrafo no puede ser un espectador pasivo, no puede ser realmente lúcido si no está implicado en el acontecimiento’.

De esta manera, vimos cómo el camarógrafo que interpreta a Terence Howard, deja el frío set de la estación norteamericana para regresar Europa para cazar a un fugitivo del conflicto bosnio en la muy comentada La búsqueda, basada en un artículo de Scott Anderson.

En mi carrera como reportero compartí muy buenos momentos de cobertura y amistad con gente como Napoleón Torres, Martín Ortiz, Domingo Romero, Manuel Buenaventura, Eliécer Santamaría, Martín Levy, Arístides Herrera Bravo, Javier Castillo, Alejandro Méndez, Jorge Fernández, Alcides Rodríguez, Demóstenes Ángel, Rodolfo Aragundi, José Jiménez, Luis Aranda, Luis Marín, Rogelio Thirwall, Lois Iglesias, Maydeé Romero, Bernardino Freire, Nicolás Psomas, Carlos Ortega, Edward Santos, Edward Ortiz, David Mesa, Carlos Girón, Basilio Acosta, Jorge Silot, Alberto Muschette y Martín González, este último, un profesional muy especial porque además enseñaba lecciones importantes sobre la fe, la familia, la fortaleza y la determinación ante las adversidades.

Compartimos en los últimos meses algunos filmes en vídeo y comentarios sobre los retos de la vida. Él me comentaba que prefería ver películas positivas, con mensajes claros que resultaran divertidos y resaltaran valores, sin importar de qué nacionalidad eran los filmes.

Martín es un ser humano excepcional, un hombre de fe y familia y un colega muy respetado, razón por la cual me permito recomendar, si eres fotógrafo, foto reportero o fan de la fotografía, ver: Baraka, de Ron Fricke; Sueños, de Akira Kurosawa; Barry Lyndon, de Stanley Kubrick; Winged Migration, de Jacques Perrin; The Third Man, de Carol Reed; Días de cielo de Terrence Mallick y El Último Emperador, de Bernardo Bertolucci, para entender la profundidad de esta grata experiencia profesional.

Ahora, si se trata de historias que involucran a fotógrafos, no dejen pasar auquella de Pretty Baby, de Louis Malle, con Brooke Shields y Keith Carradine; Pecker, de John Waters; Full Metal Jacket, de Stanley Kubrick; Llevados por el deseo, de Mike Nichols; Fur, la biografía de Diane Arbus, el homenaje que le hizo Nicole Kidman a la fotógrafa que cambio con su técnica los convencionalismos en el mundo de la moda y definitivamente Blow Up, de Michelangelo Antonioni.

En el periodismo y la fotografía, también existen historias interesantes. Basta darse una vuelta por los vídeos a ver si se encuentran con: El ojo público, con Joe Pesci, que se enfoca en la vida de un fotógrafo ‘freelance’ que se gana la vida gracias a su falta de escrúpulos; El Periódico, de Ron Howard, con situaciones muy jocosas en el día a día de los fotógrafos; Los Ángeles al desnudo, con la sub historia del reportero gráfico ‘hush-hush’; Ciudad de Dios, la extraordinaria película brasileña relatada por un sobreviviente de la violencia en las favelas convertido en fotógrafo de prensa (Buscapé); la malograda Paparazzi, de Paul Abascal y Triage, de Danis Tanovic, con Paz Vega y Colin Farrell, sobre la búsqueda de un fotógrafo en la guerra de Kurdistán, por parte de su esposa. Gracias Margonza.