Temas Especiales

31 de May de 2020

Café Estrella

Protagonistas de la alta costura

PARÍS. Las princesas de cuentos de hada fueron protagonistas en los desfiles de Haute Couture (Alta Costura) de París, el miércoles 4 de...

PARÍS. Las princesas de cuentos de hada fueron protagonistas en los desfiles de Haute Couture (Alta Costura) de París, el miércoles 4 de julio, último día de pararela.

Este mercado está reservado a muy pocas mujeres en el mundo —no más de 3 mil—, entre ellas acaudaladas jequesas de Medio Oriente.

EL LIBANÉS DE ESTRENOS

No es ninguna sorpresa que el libanés Elie Saab trabaje, teniendo en mente a las divas de alfombras rojas y a la nobleza. Sin embargo, casi siempre embelesa, tal como hizo esta vez con sus sublimes vestidos largos, enteramente bordados de perlas y cristales y dignos de bailes principescos.

LA MODERNIDAD

El creador francés Franck Sorbier también imaginó una princesa, pero la llevó a la era digital, en una espectacular pasarela que presentó en un viejo teatro de París. La pasarela tuvo un formato en forma de escenas de teatro, con una sola modelo vestida de blanco, sobre la que se proyectaban imágenes, poéticas y alucinantes, salidas del sombrero de una maga, vestida con un dramático traje negro, ceñido al cuerpo, o más bien, salidas de un retroproyector.

La puesta en escena de Sorbier fuer parte del cuarto y último día de pasarelas de Alta Costura Otoño Invierno 2012-2013.

La actividad que inició el 1 de julio con la colección de Versace, culmina hoy, como es costumbre, con la exhibición de joyas, de firmas como Boucheron, Chanel Joaillerie, Chaumet, Dior Joaillerie, Van Cleef & Arpels.

RENOMBRE

Las grandes casas francesas Dior, Chanel, Givenchy y Jean Paul Gauti er, y algunas más pequeñas, como la de Franck Sorbier, el brasileño Gustavo Lins y Adeline André, que cada temporada desafían las dificultades económicas para desfilar en París, son miembros oficiales de la Alta Costura, una denominación jurídicamente protegida, cuyos integrantes son muy pocos.

Las creaciones únicas pueden costar cientos de miles de euros y requerir entre cien y hasta mil horas de trabajo manual. Y el coste de organizar un desfile de alta costura es muy elevado. Quizás las técnicas digitales ofrecen una alternativa, para seguir estando presente en este exclusivo universo.

El derroche de lujo, pe drería, glamour, encajes y plumas desplegado en los desfiles de alta costura se desarrolla en un mundo muy alejado de la crisis económica.