Temas Especiales

19 de Apr de 2021

Café Estrella

Anécdotas, actuaciones y homenajes en los Premios Escena

PANAMÁ.. ‘El Teatro se lleva en la sangre’ fue el título del sketch producido por Agustín Clement y Eduardo Villareal, el que abrió el t...

PANAMÁ.

‘El Teatro se lleva en la sangre’ fue el título del sketch producido por Agustín Clement y Eduardo Villareal, el que abrió el telón la noche del lunes para dar inicio a la XVI edición de los Premios Escena, que se realizaron en el teatro auditorio de la Universidad Tecnológica de Panamá, desde las 8:30 p.m.

Teatristas panameños recibieron una reflexión de su propia situación, cuando Natalie Harris, Odette Versalles y Eusebio Pedrosa Jr. interpretaron una escena en la cual ser actor o actriz conlleva estereotipos, los personajes tienen que enfrentarse a una sociedad que encasilla al teatro como pasatiempo y rehúsa reconocerlo como profesión.

Fue una gala donde predominó la hermandad, la coquetería y los chistes entre la comunidad de actores, actrices y productores de tablas.

Fue una velada de cuatro horas donde se reconocieron los 16 años de los premios y además el trabajo que han realizado las generaciones de familias dedicadas a las artes escénicas, entre las que se destacó a Beby Torrijos, la familia de Anina Horta, entre otros. También se reconoció a Chale Brannan, por su labor en la confección de vestuario para las puestas en escena, entre las que destacaron Cabaret (2006), El Grinch (2007) y Chicago (2007).

La premiación este año tuvo como valor agregado un sobre con $200 para el triunfador(a) de cada categoría, dinero patrocinado por el Instituto Nacional de Cultura, que se entregó junto con la estatuilla de la doble cabeza y un pergamino del Inac, donde el ente reconoce a la persona como artista.

El llamado de las 21 categorías empezó con el reconocimiento a la mejor obra original escrita para teatro, que este año se lo llevó Jonathan Prosper con la obra Nuestro lado de la cama , y la mejor obra adaptada quedó en manos de Manuel Paz en El Extraño caso de Jekyll y Hyde, obra orginal de Robert Louis Stevenson (1850- 1894), que tuvo siete nominaciones en esta edición. Posteriormente, se conoció que María Gabriela Garrido sería la actriz revelación por su actuación en el musical El Mago de Oz. La categoría a la mejor canción original se le acreditó al tema ‘La vida se me va’ de Ricky Ramírez de Peras en el Huerto, siendo la puesta en escena con más nominaciones, ocho en total.

En los premios técnicos, se destacó la mejor iluminación al musical Un violinista en el tejado, dirigida por Edwín Cedeño, quien además se llevó el galardón al mejor musical y el premio a la mejor obra 2012.

La escenografía fue para Rafael Navarro por Tarzán el Musical; el maquillaje y el diseño de vestuario se le otorgó a Rosie Crespo y a Jaime Ávila, respectivamente; tanto Crespo como Ávila formaron parte de la producción de El Extraño caso de Jekyll y Hyde.

En obras infantiles, Los Aristomiaus, de Guanabana Club, se alzó con este premio, en tanto que el pequeño Robert Jerjen fue el mejor actor infantil por su papel en Charlie y la fábrica de chocolate. La mejor actuación en esta categoría fue para Miriam Lee en Perdidos en la Selva. En la gala también hubo momento para un homenaje póstumo a Dora Isabel Mckay (1918-2012) por su trayectoria y entrega en el teatro infantil.

Los premios más esperados por la comunidad actoral estaban reñidos y hubo un par de sorpresas.

El galardón a la mejor actriz, por cuarta vez volvió a caer en manos de la veterana Stella Lauri, en la obra Toc Toc. El mejor actor, también de la misma obra, fue Arturo Wong, quien competía fuertemente con el favorito Larry Díaz de El Último round.

El actor secundario se lo ganó Augusto Posso en La mujer que dice su edad es capaz de matar a su marido; y Fabiola Sánchez en Tarzán, El Musical.

En el mejor drama volvió a ganar El Extraño caso de Jekyll y Hyde; la comedia del año se le atribuyó a Toc Toc de Art producciones y Arturo Montenegro.

La mejor dirección, donde sólo habían dos candidatos, se le acreditó a Edwin Cedeño por su trabajo en Un violinista en el tejado. Esta categoría fue motivo de abucheo por el público cuando antes de llamarse al ganador, el actor Aaron Zebede se levantó para buscar la doble cabeza.