Temas Especiales

27 de Nov de 2020

Café Estrella

Regresan a Moscú y quieren echar a Putín del poder

Las integrantes de la banda punk Pussy Riot liberadas esta semana afirmaron el ayer que lucharán para echar del poder a Vladimir Putin y...

Las integrantes de la banda punk Pussy Riot liberadas esta semana afirmaron el ayer que lucharán para echar del poder a Vladimir Putin y que apoyarían una candidatura del exoligarca Mijail Jodorkovski, indultado por el presidente ruso. Las dos jóvenes músicas llegaron a Moscú en la mañana del viernes y presentaron su proyecto para defender los derechos de los presos en su primera rueda de prensa desde su liberación el pasado martes 23 de diciembre. También criticaron duramente al mandatario ruso. ‘En lo que respecta a Putin, nuestra posición no ha cambiado. Queremos seguir haciendo aquello por lo cual nos encarcelaron: queremos echarlo’, dijo Nadezhda Tolokonnikova en una rueda de prensa junto a la otra música de Pussy Riot liberada, Maria Aliojina. La música de 24 años se refería a la ‘oración punk’ contra Putin que entonaron en febrero de 2012, encapuchadas y acompañadas por sus guitarras, ella, Aliojina y otra cantante del grupo, Ekaterina Samutsevich, en la catedral de Cristo Salvador de Moscú.

Las tres fueron acusadas de ‘vandalismo’ e incitación al odio religioso y condenadas a dos años de cárcel, pero Samutsevich fue liberada en octubre de 2012, en tanto que sus dos compañeras se beneficiaron esta semana de una amplia amnistía concedida por el Kremlin. Aludiendo a los miembros de la Checa, la policía secreta que precedió al KGB soviético, Tolokonnikova añadió este viernes: ‘Putin es un chequista cerrado, opaco, con muchísimos temores. Le dan verdadero miedo muchas cosas’.

‘Pienso que de verdad cree que Occidente constituye una amenaza para nuestro país’, estimó. Aliojina, de 25 años, consideró por su parte que, para Putin, ‘siempre hay conspiraciones, sospechas’. ‘Si una persona trata de controlarlo todo (…) tarde o temprano se le escapará el control de las manos. En primer lugar porque es imposible controlarlo todo’, advirtió.