La Estrella de Panamá
Panamá,25º

19 de Sep de 2019

Cine

Lenguaje audiovisual con proyección y conciencia social

La industria local ha evolucionado notablemente y hoy es vitrina de la denuncia, exponiendo realidades dramáticas que son parte de nuestro andar social

Lenguaje audiovisual con proyección y conciencia social

Para el cineasta panameño Alberto Serra, la industria local cinematográfica local ha tenido una evolución significativa. ‘Hace algunos años éramos solo un pequeño grupo y se hacían una o dos películas al año. Actualmente, Panamá genera hasta diez películas anuales'.

‘La gente cree cada vez más en lo que estamos haciendo. Se generan más plazas de empleo, además se suman los temas gubernamentales y empresariales que son parte de toda esta estructura', explica.

‘El gran triunfo del cine panameño en los últimos años ha sido existir y mantenerse. Si bien en los 50, 60, 70 y 80 hubo iniciativas, faltó la sostenibilidad', dice.

Además, explica que ‘lo mejor que ha sucedido en estos diez años es que ha prevalecido la constancia; la gente está luchando porque existamos y haya continuidad'.

Serra cree que el cine ha sido una herramienta para contar la historia de aquellos que no disponen de otras vidas. ‘Aunque sí existe una necesidad comercial en nuestra productora, siempre buscamos lo social y nos apasiona retratar la realidad de alguien que lo merece, para el conocimiento de las futuras generaciones'.

‘Vivimos en una sociedad hecha pedazos y necesitamos más modelos a seguir, por ahí va la magia de contar estas historias, para ser generadores de cambios', agrega.

‘El cine tiene la capacidad de generar identificación, que las personas de sientan unidas, representadas y orgullosas por lo que ven en pantalla grande. Eso es lo que nos reencuentra como sociedad', sostiene.

El director asegura que la industria audiovisual panameña enfrenta el desafío de que su estructura, lenguaje y formas sean mejor comprendidos para una correcta comercialización y visibilización de las producciones. ‘Algunos de los que hoy hacen cine no están totalmente preparados para todo lo que está sucediendo. Este negocio se aprende en el set , haciendo películas, documentales, series, viéndolos en la pantalla grande y evaluando en qué se puede mejorar'.

Sobre los talentos emergentes, considera que es necesario cultivar la paciencia. ‘Si no tienes pasión por el desarrollo fílmico y no te gusta contar historias, será difícil', además ‘existe una percepción errónea de que en el cine hay dinero como en Hollywood y realmente las cosas son diferentes. Hay que llevar ese mensaje a los nuevos talentos'.

Destaca el valor de contar las historias de las que el panameño se sienta orgulloso así como aquellas que son generadoras de consciencia. ‘El cine también crea debate, con la cinta ‘Sin voz' logramos el nacimiento de una campaña contra el abuso infantil'.

Serra enuncia que hoy día, con la ‘batalla entre la gran mafia de Hollywood y los propietarios de las plataformas digitales', se pone en evidencia la difícil convivencia entre las producciones del cine y los productos de entornos como Netflix. ‘Es una lucha por el poder que busca probar quién es el mejor', manifiesta.

Estreno

Este martes se realizó la primera proyección oficial del filme Todos cambiamos , una apuesta del director Arturo Montenegro, donde destaca que ‘el amor todo lo puede'. ‘Tomó un año escribir el guión, cuatro meses de preproducción, además de viajes a Tailandia y a Bambito, en Tierras Altas, donde filmamos por mes y medio. Luego un proceso de prostproducción durante seis meses', apunta.

La película resulta del aporte de profesionales de Panamá, Argentina, Macedonia, España, Colombia y Venezuela. ‘Un equipo multidisciplinario y talentoso; está hecha con mucho cuidado', asegura. Fue grabada en las mejores locaciones del país, como Boquete, Cerro Punta y Volcán, así como en Bangkok, Tailandia.

El mensaje es un retrato de nuestra sociedad, ‘con sus defectos y virtudes. Nos han dicho que es altamente impactante, pero también muy humana', detalla.

‘Es una historia que sumerge y emociona. La gente reacciona con risas a los chistes , también al drama y a la parte delicada que es la transformación de sexo que ocurre y es muy visual', cita.

Montenegro vislumbra espectadores que se llevarán la sensación de haber visto una cinta formidable. ‘Saldrán con una mente más abierta. Cuando uno se somete al conocimiento, puede entender nuevas perspectivas de un mismo tema y es lo que va a suceder'.

‘Estamos en un momento bisagra donde el país debate leyes importantes para incluir a las minorías. Una de ellas es el colectivo LGTBI+ que ha sido avasallado por décadas', confiesa.

Con un presupuesto que ronda el millón de dólares, el director apunta que ‘la gente se llevará la música, las ciudades y la creencia de que estamos en un país que produce calidad'.

Además cree que, aunque ‘lo tenemos todo', nuestro cine requiere ‘la propuesta de contar valientemente los temas de los que hay que hablar'.