Temas Especiales

04 de Jul de 2022

Cultura

A la conquistade la música latina

A tres semanas de la gran final, Manuel Araúz y Margarita Henríquez, empiezan la cuenta regresiva camino a convertirse en el próximo ído...

A tres semanas de la gran final, Manuel Araúz y Margarita Henríquez, empiezan la cuenta regresiva camino a convertirse en el próximo ídolo de Latin American Idol.

Los panameños que lograron pasar el filtro de las audiciones en el Hotel Continental de esta ciudad hace algunos meses, se encuentran dentro del grupo de seis participantes que compiten por la gran final del reality de Sony Entertainment Television.

Tanto Margarita como Manuel han sufrido los efectos del clima frío de Argentina que no les ha impedido demostrar su talento y profesionalismo y pese a las recomendaciones y llamados del jurado, las promesas panameñas han dejado el nombre de Panamá en el firmamento de la música latina.

Pero más allá de sus voces, talento, proyección y dominio del escenario, sus familiares en Panamá se muestran optimistas del progreso de los jóvenes en Argentina.

Yamileth Araúz, hermana de Manuel ha realizado varias actividades para mantener las llamadas del chiricano. Consultada sobre los chats que el joven recibió tras el cuarto concierto dijo sentirse complacida por el apoyo que tiene su hermano en la región y lo describió como un “luchador” pues sigue muy firma las instrucciones de canto de las clases que reciben los jóvenes artistas. Hoy tendrán una actividad en la estación Shell de Capira donde recibirán 20 centésimos de cada galón vendido con los cuales seguirán avivando la participación de Manuel y Margarita en el reality.

Igualmente, Margarita Henríquez ha logrado una participación “envidiable” a juicio de los expertos, como la cantautora panameña Erika Ender quien manifestó que ambos panameños han reflejado su grado de profesionalismo y su talento que crece considerablemente y que puede ser decisivo en la gran final del reality que en tres semanas decidirá el futuro de un joven con deseos de triunfar y brillar en el firmamento artístico para preservar la esencia latina de la música.