Temas Especiales

23 de Sep de 2020

Cultura

Sexo y bienestar

I ncreíble que un asunto de “Once minutos”, como el autor brasilero Paulo Coelho, estima el tiempo de una buena relación sexual en su no...

I ncreíble que un asunto de “Once minutos”, como el autor brasilero Paulo Coelho, estima el tiempo de una buena relación sexual en su novela del mismo nombre, provoque tantas controversias, mitos, motivo de angustia e inseguridades. La idea es que si la naturaleza nos ha dotado de este placer, debemos aprender a disfrutarlo con alegría, desterrando de la alcoba preocupaciones, inseguridades y complejos.

Según una investigación publicada en la revista Journal of Sexual Medicine, el coito ideal o "perfecto" dura entre 7 y 13 minutos. Así, todo lo que supere los trece minutos debe considerarse demasiado largo, al igual que cualquier coito por debajo de los tres minutos es excesivamente corto.

“Sobre sexualidad y relaciones sexuales hay muchos mitos y tabúes, justamente por la desinformación que hay sobre el tema. Por su intimidad, por sus aspectos éticos, y por su comercialización”, explica el Dr. Guillermo Rolla Pimentel, quien tiene una larga trayectoria en materia de educación sexual y consejería de parejas.

La definición de Salud Sexual que hace la OMS " es un estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad..."

Para Rolla Pimentel hasta hace poco había mucho de empirismo, publicidad y satanización sobre el tema, pero afortunadamente el periodismo científico y la globalización de la información están abriendo caminos. “La satisfacción humana es lo importante La pareja tiene que formarse, comunicarse, perfeccionarse en el tiempo. Es ese permanente buscar e interrelacionarse afectiva, sentimental y sexualmente como se logra la satisfacción personal y de pareja”.

Más que la frecuencia, el factor más importante es la calidad “La intensidad y profundidad de la relación, el amor y la técnica compartida, adaptada y adoptada por cada pareja”.En esto las fantasías juegan un papel importante, pues son también estímulos para desechar los mitos y afincarse en una buena realidad.

“Los parámetros para evaluar la satisfacción y el placer pueden variar de culturas y personas, depende mucho de la formación psicosexual de las actitudes y de los estímulos que se reciben. Pero el objetivo es siempre brindar las máximas satisfacciones sexuales psicológica y sociales”, dice Rolla.

“En hombres y mujeres varían los niveles hormonales y generalmente requieren mayores estímulos. Pero con adaptaciones la vida sexual alcanza hasta la muerte. El asunto es evolucionar a la realidad”, afirma nuestro entrevistado.

La frecuencia es una interrogante de muchas parejas para saber si están en el rango de lo “normal”. Se puede pasar de varias relaciones diarias a unas pocas al mes. Mas, nuevamente, la actitud y los estímulos son importantes.

Según las reglas de Fisher, investigador canadiense, si una persona mantiene, por ejemplo dos coitos, por semana; cuando disminuye su frecuencia, inmediatamente siente un aumento en el deseo sexual que lo insta a la intimidad. Pero si no reasume las relaciones sexuales por un largo periodo, entonces éste disminuye y puede llegar a desaparecer. A los hombres mayores un grupo de investigadores les aconseja que, para conservar su rendimiento sexual, tengan relaciones y de manera frecuente.