Temas Especiales

25 de Oct de 2020

Cultura

Sorpresivo éxito nacional

PANAMÁ. El 2008 fue el año de los realities, los delante y detrás de cámaras, de las Miss Panamá, de los concursos de baile y canto y d...

PANAMÁ. El 2008 fue el año de los realities, los delante y detrás de cámaras, de las Miss Panamá, de los concursos de baile y canto y de la vida privada, en este caso el embarazo, de una celebridad como Sandra Sandoval, fueron explotados con resultados positivos por las televisoras.

Pero un programa que creo, logró superar las expectativas de sus creadores, fue Canta Conmigo. Ese grupo de talentosas chiquitas puso frente al televisor a grandes y a chicos en la emisión de cada gala. La revelación fue la chiricana Anaelisa Miranda, que en los blogs, la radio, los foros y cualquier punto de encuentro de personas, fue motivo de conversación. Ella representaba la ingenuidad y candor que se espera de las niñas participantes en este tipo de concurso. Allyson Staff y su potente voz, más grande que ella misma, impresionó por su afinación, su registro y seguridad en el escenario.

El esfuerzo de TVN bien vale la pena para potenciar tempranamente a quienes tengan madera de artista, más aún con los recientes logros en este ámbito de algunas figuras locales.

El diario de Sandra fue un regalo para quienes admiran a esta artista del género típico urbano que hemos visto evolucionar y crecer en los escenarios.

A diferencia de los años anteriores no levantaron mucha pasión ni la tercera generación de Vive la Música, ni la nueva versión de Bailando por un Sueño, pero tuvieron siempre sus seguidores.

Los programas “Retos de Trovadores” de TVN y “Cuna de Acordeones” de Medcom corrieron con más suerte. Los comentarios a favor de estas iniciativas que apoyan nuestra música vernacular, permiten el surgimiento de una nueva generación de músicos que pueden ser el relevo de los respetados tipiqueros y cantadores de décimas que existen.

Lo que si no despertó ninguna simpatía y el mejor ejemplo es la variación de horarios que ha tenido, ha sido la telenovela, filmada por los venezolanos con algunos artistas del patio, “¨Pobre millonaria”. No es que no hayan cosas rescatables, pero es hora que emulen las producciones internacionales que han superado los dramas tradicionales, abordando temáticas más actuales y con un nivel más elevado. Además de pensar en la creación de una buena escuela de actores para afinar esos diamantes en bruto que tenemos.