Temas Especiales

01 de Dec de 2020

Cultura

La gran novela gótica americana

En la columna de hoy hablaremos acerca de la novela “Mi hermana, mi amor”, escrita por Joyce Carol Oates, formidable escritora norteamer...

En la columna de hoy hablaremos acerca de la novela “Mi hermana, mi amor”, escrita por Joyce Carol Oates, formidable escritora norteamericana postulada para el Premio Nobel de Literatura en los últimos años. Esta novela negra inspirada en la trágica historia de Jonbénet Ramsey, niña de seis años, reina de varios certámenes de belleza brutalmente asesinada por su madre el día de Navidad. Su cadáver fue encontrado en el sótano de su casa.

La trama se centra en la tragedia de una familia disfuncional de clase media alta. La madre se dedicó a explotar a su hija. Finalmente la asesina borracha. Le hace ver a su marido que su hijo de 9 años es culpable. Este joven crece con un sentimiento de culpa infundado. Sufre severos trastornos psicológicos, pasa una temporada en una escuela especial para jóvenes ricos provenientes de familias problemáticas.

El narrador y personaje principal de la novela es Skyler Rampike, el hermano mayor de la víctima. Estas son sus memorias escritas una década después del incidente. Ha pasado por la drogadicción y una serie de trastornos emocionales. Sufre de un síndrome de compulsión repetitiva que se manifiesta al recordar los episodios de los últimos días, momentos en los que su hermana le pidió que la salvara de su madre. Más por cobardía la dejó morir en manos de la ebria progenitora, que le fracturó la cabeza contra la pared de cemento.

La primera parte del libro se centra en los años durante los cuales su hermanita se daba a conocer como artista del patinaje en hiel. En la obra se cuenta como la madre le robó su infancia obligándola a volverse una adulta antes de tiempo, a vestirse de manera sugestiva, a vivir como una modelo. Le teñía el cabello de platinado, le hacía cirugías plásticas a la menor, para cambiarle el nombre y transformarla en una “minicelebridad”.

Primero trata de obligar a su hijo al patinaje y lo vuelve un lisiado cuando éste se rompe la pierna mientras intenta una serie de peligrosas acrobacias.

El padre de la niña era mujeriego, materialista, interesado en hacer dinero. Su madre fue una arribista social hasta el fin de su vida, una mujer de una ambición social desmedida que deseaba alcanzar el nivel de las antiguas familias adineradas. Por ello, obligaba a su hijo a socializar con los hijos de personas muy prominentes. Deseaba fama, mucho dinero y una vez fallece su hija, explota su historia escribiendo libros en los que comercializa con la muerte de su hija. Incluso, hace una muñeca igual a ella, con ropas que son similares a las que utilizaba cuando competía en certámenes. El cuerpo sin vida de la niña es encontrado en una posición sexualmente sugestiva, en el sótano de la casa.