Temas Especiales

09 de Aug de 2020

Cultura

Elegancia en toma de posesión

PANAMÁ. Las mayoría de los invitados más importantes que asistieron a la toma de posesión del presidente Ricardo Martinelli demostraron...

PANAMÁ. Las mayoría de los invitados más importantes que asistieron a la toma de posesión del presidente Ricardo Martinelli demostraron estar a la altura de la ceremonia, luciendo atuendos apropiados para la ocasión con elegancia y distinción evidentes.

A Marta de Martinelli, quien a lo largo de la campaña proyectó una imagen asociada a la sencillez y buen gusto, le sucedió lo que a Michelle Obama con su traje rojo y negro de Narciso Rodríguez. Hay quienes están a favor y en contra de su elección. De acuerdo con Federico Visuetti, modisto panameño, se veía elegante, aunque “el diseño del vestido no me gustó mucho, pero el color estaba muy apropiado para la ocasión”. Para Ana Pérez, asesora de imagen, “el jacket bolero le dio un toque muy fresco. Se vio muy sencilla y fina”. A María Sofía Velázquez, ex modelo y asesora, “le pareció atinado”, agregó que además “manejó muy bien la imagen que quiere dar en su primer acto oficial y como he dicho, es muy bella. Me encantaría verla con el cabello algo más largo y la cara despejada, revelando a la mujer joven que es”.

Entre los invitados descolló el príncipe Felipe de Borbón, quien no pasa desapercibido por su estatura y elegancia, con un traje gris oscuro y corbata gris perla. Y del nuevo Gabinete, Roberto Henríquez, quien ha sido siempre audaz y acertivo, alejándose de los clásicos vestidos oscuros en sus apariciones públicas, pero que en esta ocasión se ciñó al protocolo luciendo siempre impecable, acompañado de su esposa Penny, quien también se vio estupenda.

El común denominador del acto fueron los atuendos de una y dos piezas, en ellas, con estilos clásicos, sastre y tonos blancos y neutros. Hubo uno que otro brocado y algo de brillo, particularmente en sacos y faldas, pero en términos generales, todas las prendas estaban confeccionadas en telas lisas sin estampados y en diseños sobrios.

En cuanto a ellos, prefirieron los colores oscuros con camisas en tonos claros y corbatas en discretos diseños o lisas en color gris.

Entre los diputados merecen mencionarse, según Visuetti, a José Luis Varela, Yahir Purcait y Víctor Juliao. El presidente de la Asamblea, para Pérez, fue “in” en su discurso al referirse a “la puntualidad de los diputados, la asistencia y las consecuencias de las compras de Maseratis”.

El presidente Martinelli se vio muy elegante lo mismo que el vicepresidente, Juan Carlos Varela, quienes escogieron colores apropiados y muy protocolares, según Visuetti. Pérez calificó el discurso de Martinelli como “trendy” y admitió le gustó su comentario sobre el protocolo. “Espero siga los pasos de Obama!”, enfatizó.

Velázquez opinó que el traje “tenía un corte perfecto y la elección de colores fue la mejor”. Su atuendo lo revela como la persona más importante del evento y subraya, “esto es difícil de lograr y lo hizo con éxito. Su pérdida de peso y el cabello corto son un sí-sí para el Sr. Presidente”.

Entre los complementos se observó un marcado favoritismo por las perlas y accesorios poco llamativos. La primera dama parece inclinarse por estas. En cuanto a la esposa del vicepresidente, Lorena Castillo, Velázquez explica que el traje “no le dijo nada”, mientras Visuetti y Ana, coincidieron que no pudo elegir uno mejor. Lorena, para Pérez, eligió “un estampado excepcional, con una luz inigualable” y se vio “sencillamente hermosa”.

En cuanto al calzado aunque dominaron los zapatos cerrados, de tacón medio y a juego con la vestimenta, las sandalias también estuvieron presentes. Para Geraldine Emiliani, entre las más elegantes seleccionó a Lucy Molinar, Mirna Crespo y Mayín Correa. De esta última, Velázquez alaba su elección en “colores delicados, ideales para su edad y posición. La rosa en el hombro izquierdo le daba feminidad y su cabello lucía moderno y chic”.

Para Ana Pérez, con un “gabinete en gris”, las “primeras damas iluminaban”. Al parecer el nuevo Presidente electo, deduce, “dictó la moda”, pues “la mayoría de los ministros vistió el mismo estilo, excepto José Raúl Molino, con su look de Pulp Fiction (Para quienes no saben es saco negro con corbata negra) aunque la corbata del ministro de Gobierno era más gruesa que la de John Travolta y Samuel Jackson, pero igual se vio “uber cool”.

Los expertos consultados por La Estrella , concluyeron que aunque no hubo tanto glamour , como en la toma de posesión pasada, hubo muchos aciertos y elegancia.