Temas Especiales

11 de Aug de 2020

Cultura

Manzana? o Mora

Es una escena común, que se repite a largo y ancho de nuestro país. Usted seguramente la ha visto: personas que caminan distraídamente, ...

Es una escena común, que se repite a largo y ancho de nuestro país. Usted seguramente la ha visto: personas que caminan distraídamente, concentrando su atención en un aparato que se ha convertido en una extensión de su mano. Los hay de todos los tipos. Algunos van de saco y corbata, otros en zapatillas y shorts. Escuchan música, hacen negocios o chatean desenfrenadamente.

El celular ya se ha convertido en un instrumento global, tan vital como la ropa interior. Los “early adopters”, esos fanáticos de las tecnologías que prueban antes que nadie los nuevos gadgets, están en crecimiento. En Panamá ya están comenzando a salir de su madriguera.

Identifíquelos. Hombres y mujeres. Con el celular agarrado a dos manos. Constantemente tecleando. Ríen sin control. Teclean. Levantan la mirada para no tropezar. Teclean. Esos son los usuarios de BlackBerry.

Sigamos mirando. Aquel que usa su teléfono para todo. Usualmente es menor de 30 años. Oye música, saca fotos, lleva la cuenta del súper, la agenda, revisa su correo electrónico. Es fanático de las aplicaciones. Usa un único dedo para tener acceso a su música y fotografías. Esos son los que poseen un iPhone.

BLACKBERRY VS. IPHONE

La realidad es que aunque ambos dispositivos tienen segmentos diferentes son los dos que se mantienen en el “top of mind” del mercado. Al parecer, la batalla ya no se relaciona tanto con el tamaño, y los equipos se están enfocando mucho más en la conectividad que les ofrecen a los usuarios. Es decir, que un individuo tenga todo el consumo de datos que necesita en una sola herramienta portable, sencilla y de larga duración.

Research in Motion (RIM), la compañía propietaria de Black Berry, desarrolló el dispositivo hace diez años, aunque solo servía para enviar y recibir correo electrónico. Célebre por su rueda “trackball” (aunque la misma ha sido sustituida en el modelo “storm”), este “smartphone” permite leer, responder y administrar correos electrónicos. Cuenta con aplicaciones tan populares como Word y Excel. Pero su mayor éxito, sin duda alguna, es la conectividad que ofrece entre sí a sus usuarios, a través del BB Messenger, con millones de usuarios que, a través de un número de identificación personal (PIN) de su aparato telefónico, pueden conectarse con otros usuarios de Black Berry en todo el mundo, a un costo muy bajo.

El iPhone fue creado por Apple, inspirado en el célebre iPod. Al incorporar una pantalla totalmente táctil rompió con todos los esquemas existentes en cuanto a diseño de celulares. De la última versión, la tercera de ellas, se vendieron un millón de unidades en tres días.

Está claro, los usuarios de iPhone se concentran en las aplicaciones que puede ofrecer (más de 50,000) y los de Black Berry buscan conectividad (se pueden manejar hasta 10 cuentas de correo electrónico desde un equipo).

En lo que a opciones de cámara fotográfica se refiere, ninguno de los dos sistemas supera los 3.2 megapíxeles, algo todavía bajo, si se toma en cuenta que los equipos de la competencia hace rato superaron los 5 megapíxeles.

Los usuarios de BlackBerry fueron hasta hace poco los “ejecutivos”, pero ahora, como asegura Aarón Pinto, representante de BlackBerry para la región, su segmento de mercado se ha ampliado hacia todo aquel que necesite manejar data, incluyendo sectores como el estudiantil.

El mercado de iPhone sigue creciendo, tal como afirma Steve Jobs, CEO de Apple. Sin embargo, fuera de los Estados Unidos este equipo continúa confrontando limitaciones para aprovechar al máximo sus funcionalidades. Los planes que ofrecen las compañías de telefonía para adquirirlos no son tan atractivos como en los Estados Unidos y hay algunos programas cuya aplicabilidad fuera del territorio americano es limitada.

A pesar de las grandes diferencias iniciales entre el Black Berry y el iPhone, cada uno de los fabricantes ha tratado de observar los atractivos que ofrece el otro para buscar el fortalecimiento de su producto. Es así como con el paso de los años, los mercados de ambos se han ido juntando. RIM ha ido enfocando más su producto hacia el segmento de consumo, mientras que Apple hizo su iPhone más corporativo, en un esfuerzo por captar a los hombres y mujeres de negocios.

Al final de esta batalla tal vez no veamos perdedores, sino una masa de sujetos caminando como zombies y cuya comunicación se limite a palabras abreviadas (“TQM” por “Te quiero mucho”), frases inconclusas, expresiones tipográficas o signos de puntuación (:), :(, :-S: :-O)