Temas Especiales

10 de Aug de 2020

Cultura

Mujeres de calidad

L levar las relaciones públicas de marcas de cierto nivel me da la oportunidad de conocer a mujeres fabulosas que están en una posición ...

L levar las relaciones públicas de marcas de cierto nivel me da la oportunidad de conocer a mujeres fabulosas que están en una posición que va mucho más allá de sus propios intereses. Hablo de las servidoras públicas de primer nivel y de otras servidoras de corazón. Jamás se me habría ocurrido llamar así a la Primera Dama de la República hasta que su increíblemente encantadora directora de relaciones internacionales contestó a mi sorpresa ante tanta amabilidad y facilidad para acceder al Despacho con una frase categórica: “por favor, pero si nosotras somos servidoras públicas, estamos para servir…”. Igual la directora de proyección social comunitaria y las dos hadas, las manos derecha e izquierda de protocolo de la Primera Dama. Imagino que el tratar poco con gente de este nivel del escalafón político social del país me tenía sumida en la oscuridad total. Igual me pasó con la Primera Dama y con la esposa del alcalde de la capital. ¡Qué damas todas, qué terrenales… qué verdaderas! ¡Y cuanto trabajan! Hace unos meses me senté en la despampanante mesa de la junta directiva y de organización de la Gala Anual de Casa Esperanza. Despampanante por la calidad de personas allí sentadas a mi lado, sonrientes, tranquilas, relajadas mientras el mundo arde a su alrededor. La presidenta me dejó muda con su finura y calidad humana… y sus compañeras no se quedaban atrás. Luego hace un par de semanas trabajé con los ángeles de Fanlyc, con las mujeres fuertes de Probidsida y con una de las extraordinarias mujeres que forman parte de las Aldeas SOS. Estuve escuchando hace unos días a la surreal, fascinante monja que ha dedicado su vida a los chiquitines de Malambo. Y no puedo evitar caer en el cliché de pensar que el otro día me maravillaba el marketing que se hace parís hilton (en minúscula a propósito). Mejor voy a abrir más los ojos y me voy a maravillar de las cosas realmente maravillosas. Hay muchas. No sólo maravillosas en sí mismas, sino, como dice Leslie en el corazón de la posada Yo tengo un amigo: ”…(es la) intención, la intención es lo primero que aparece, luego todo se va dando…”. Yo me voy un instante antes: a la inspiración que da luz a la intención. O la intención que se alimenta de la inspiración. Lástima que ya soy grande, porque si fuera chiquita, pensaría que cuando sea grande, quiero ser como ellas. Voy a ver como hago para alcanzarlas. Porque me siento inspirada, y hasta aquí puedo oler la intención. Cosas buenas van a seguir pasando a pesar de lo malo y lo enredado que anda el mundo por algunas de sus esquinas. Gracias por existir, señoras, qué bueno que vieron con claridad que podían ayudar y lo supieron canalizar. Aún hoy me impresiona este hecho contundente de que cuanto más das, más tienes… qué poco matemático… ¡y qué real!