Temas Especiales

18 de May de 2022

Cultura

Amor sin compromisos

ASÍ COMO HAY. personas a las que les cuesta decirle adiós a su pareja sentimental, también hay quienes, al parecer, les importa muy poco...

ASÍ COMO HAY. personas a las que les cuesta decirle adiós a su pareja sentimental, también hay quienes, al parecer, les importa muy poco si ésta se va o no, así sea por un par de horas solamente. ¿Por qué se dan estas relaciones? La psicóloga y psicoterapeuta de pareja y de familia Elizabeth de Kent dice que esto se debe a que “hay un alto porcentaje de parejas que viven juntas, pero no conviven… La pareja pasa por diferentes etapas durante la vida en parejas o familiar y pueden ser difíciles cuando la pareja no sabe manejar una buena comunicación”. La psicóloga explica que “en el primer año de matrimonio, la pareja pasa por un proceso de adaptación, donde poco a poco se unen y forman el “nosotros”, en esta etapa se le recomienda hacer un compromiso de lo que espera cada uno del otro para que la relación pueda crear su propia identidad como pareja”.

“Muchas parejas no hablan de las expectativas, ni del compromiso que han adquirido y es cuando la etapa de adaptación cae en una crisis. Las personas que forman la supuesta pareja siguen viviendo como si fueran solteras, manteniendo su parte individual como parte importante; cada vez menos ceden a formar la pareja”, dice de Kent. Es cuando “la relación se va deteriorando y las diferencias son las que prevalecen a través de las discusiones o indiferencia, esta situación motiva a que la pareja se distancie y se mantenga en su posición individual y egocéntrica. Saliendo cada uno por su lado, no hablan de lo cotidiano, viven una rutina individual, evitan salir juntos, tienen constantes fricciones por tener la razón y llevar el control de la relación… entre otras cosas”, indica de Kent.

Asimismo, señala que actualmente, la juventud que está formando pareja, va al matrimonio “con una visión vaga del compromiso que conlleva una relación, porque los padres nos hemos encargado de enseñarles a nuestros hijos “ser número uno, ha ser competitivos, siempre ganar sin importar el medio que se utilice o a que todo se lo hagan…””. ¿Qué pasa? ¿Para qué estamos preparando a nuestros hijos? ¿Dónde quedaron los valores? “Estos nuevos jóvenes que están formando pareja tienen características muy particulares que se centran en su parte individual, careciendo de la capacidad de interactuar con su cónyuge, de poder hacerle frente a las diferencias en la pareja, buscando el camino más fácil, terminar con la relación ya que como consecuencia de no poder manejar los conflictos en la pareja! … se reetiqueta la incapacidad de enfrentar y manejar los problemas, diciendo “que lo que no sirve se bota”, enfrentándonos a una época desechable” , finaliza.