Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Cultura

Madrugada con Guns N” Roses

PANAMÁ. Si en otros países latinoamericanos Axl Rose había sido recibido con botellazos, los fanáticos panameños descargaron su frustrac...

PANAMÁ. Si en otros países latinoamericanos Axl Rose había sido recibido con botellazos, los fanáticos panameños descargaron su frustración ante la larga espera a la que los sometió el vocalista de Guns N” Roses con cubos de hielos.

“We don′t need to be here”, espetó el roquero cuando apareció sobre la tarima del Centro de Convenciones Figali a eso de las 12:30 a.m. de la madrugada del jueves pasado. Acto seguido, Axl y su banda integrada por tres guitarristas, un bajista, un tecladista y un baterista interpretaron el éxito “Welcome to he jungle”, del álbum Apetite For Destruction (1987), del que tocaron varios temas.

Por espacio de más de dos horas los efectos de luces y los de pirotecnia crearon el ambiente propicio para que los cientos de fanáticos recordaron los años entre finales de la década de los ochenta y principios de los noventa, durante los cuales Guns N” Roses se erigió como una de las principales agrupaciones de rock a nivel mundial.

El nostálgico recorrido por el catálogo musical de esta banda californiana continúo con temas como “Live And Let Die” (original de Paul McCartney), “It′s So Easy”, “Mr. Brownstone”, “Rocket Queen”, “You Could Be Mine”, entre otras.

No se quedaron por fuera canciones como “Paradise City” y “Sweet Child Of Mine”, verdaderos himnos roqueros que fueron cantados y bailados por un Axl que ya no exhibía la misma flexibilidad que durante la década de los noventa.

En una especie de tributo a la legendaria agrupación británica Pink Floyd, Guns N” Roses interpretó “Another Brick In The Wall”.

A continuación, el público reconoció unos acordes familiares que Axl extraía de las teclas de una piano plateado. Segundos después, la multitud entonaba la letra de “November Rain”, del álbum Use Your Illusion II.

A las 2:40 a.m., se escuchó un estruendo cuando la barricada de metal que separa las secciones VIP y Gold colapsó y decenas de personas se abalanzaron hacia el escenario al ritmo de los acordes iniciales de “Nightrain”. Entre una lluvia de confeti rojo, Guns N” Roses de despidió definitivamente.

Más temprano en la noche, habían tocado Los 33, Océano y Sebastian Bach, ex vocalista de Skid Row.