25 de Oct de 2021

Cultura

Comportamientos sexuales

P romiscuidad: s el acto de tener relaciones sexuales con varias parejas sexuales antes o durante el matrimonio. En la cultura popular o...

P romiscuidad: s el acto de tener relaciones sexuales con varias parejas sexuales antes o durante el matrimonio. En la cultura popular occidental la actitud es variable. La psicología y la liberación sexual han influido en la visión y tolerancia ante la promiscuidad. Promiscuo es "la persona que mantiene relaciones sexuales con otras varias, así como de su comportamiento, modo de vida, etc.". A esto habría que añadirle que esa actitud no les supone ningún problema de tipo moral o psicológico, ya que es consecuente con sus actos y disfruta plenamente de sus relaciones. Las personas que trabajan al servicio de los placeres del sexo constantemente han sido tachadas de promiscuas, y a su vez las personas que las buscan para contratar sus servicios son también llamadas promiscuas. La ganancia secundaria de estas actividades es meramente monetaria.

Sexoadicto : Es importe resaltar que existe lo que llamamos “sexo adicto”, aunque puede llevar una vida promiscua, tiene sentimientos de culpa, remordimientos y, en muchos casos, depresión después de una relación sexual de la que, por otra parte, no obtiene placer. Por eso también a este desorden se le llama “bulimia sexual”, porque es un acto obsesivo-compulsivo producido por la ansiedad, el cual es necesario distinguir del promiscuo.

Cuando la promiscuidad combina compulsividad con deseo incontrolable y falta de satisfacción sexual, puede originarse una hiperactividad sexual o adicción al sexo fruto de una mala integración de la sexualidad con la vida afectiva.

Existen numerosas teorías explicativas del deseo sexual exagerado, algunas biológicas y de predisposición en función de la personalidad. Lo cierto es que en muchos casos, las personas con un deseo incontrolable de mantener relaciones sexuales, pueden tener problemas de autoestima, de comunicación, de personalidad, etc. que las lleven a buscar en el sexo, la necesidad de llenar un vacío interior y que lleguen a confundir sexualidad con afecto, cariño y amor.

Adicción sexual : Cuando el deseo de mantener relaciones sexuales es persistente e incontrolable y además conlleva sentimientos de culpabilidad, insatisfacción, ansiedad, arrepentimiento, etc. es cuando se puede empezar a hablar de “adicción sexual” y cuando es necesario realizar algún tratamiento, pues la adicción al sexo es síntoma de otro tipo de problema más profundo, como conflictos o deficiencias en otros planos de la vida, como pueden ser la represión, la soledad, insatisfacción, abusos en la infancia.

Dentro del concepto de “adicción al sexo” figuran distintas variantes, como la adicción a las líneas telefónicas eróticas, adicción al cibersexo (Internet), sexualidad parafílica (pedofilia, exhibicionismo, voyeurismo, fetichismo), y sexualidad no parafílica.

Se utiliza el sexo para solucionar una necesidad no sexual: trastornos de ansiedad, problemas personales, laborales, estrés. La adicción supone conductas como: Autoerotismo compulsivo (conductas masturbatorias); búsqueda ansiosa de múltiples amantes, montar la vida en torno al sexo; consumo habitual de prostíbulos, teléfonos eróticos, sexo por Internet; conducta hipersexual y obsesiva con una relación.

Conclusión. Existen varios tipos de personas con una gran afición al sexo, unas, las “promiscuas” o las que tienen un gran deseo sexual y que no tienen problemas en disfrutar de su sexualidad; las otras, las “adictas al sexo”, que buscan en el sexo una forma de llenar un vacío afectivo; pueden ser personas problemáticas y sufrir de una adicción sexual.

www.visionsexual.com