Temas Especiales

26 de Feb de 2021

Cultura

Mitos sexuales

Afrodisíacos: mitos o realidades. Mito: La raíz de mandrágora o la raíz oriental del ginseng se asemejan a la forma del pene, por tanto ...

Afrodisíacos: mitos o realidades. Mito: La raíz de mandrágora o la raíz oriental del ginseng se asemejan a la forma del pene, por tanto actúa como estimulante. Falso. Ambas sustancias son inductoras del sueño, por lo que no resultan muy estimulantes.

Mito: el efecto de la mosca española es excitante. Falso. Es una sustancia altamente tóxica que genera una irritación del sistema digestivo y urinario que puede provocar sensaciones parecidas a la excitación sexual y da lugar a ulceraciones y hemorragias de las vías urinarias. Una sobredosis puede llegar a producir la muerte.

Mito: el uso del alcohol aumenta el estímulo sexual. Falso. Su efecto se basa en la desinhibición que produce, con la consiguiente liberación del deseo sexual, pero no es un verdadero estimulante. El alcohol provoca el deseo pero impide su ejecución ya que ingerido en altas dosis es capaz de inhibir la erección en el hombre y puede causar sopor en la mujer.

Mito: la polenta y el queso mozzarella tienen fama de afrodisíacos. Falso. Es una costumbre italiana antigua recomendar a los novios en la noche de bodas consumir sustancias carentes de triptófano (polenta y mozzarella), que tienen fama de estimulantes.

Mito: las fresas, el champán y los alimentos marinos son estimulantes del apetito sexual. Falso: En la cocina afrodisíaca encontramos multitud de alimentos que son considerados estimulantes del apetito sexual, algunos de ellos tan conocidos como las fresas y el champán y los alimentos marinos que no tienen efectos a largo plazo, situación que no ha impedido su “fama” de estimulantes. En la mayoría de los casos, los supuestos efectos potenciadores que provocan son más bien producto de la imaginación.

Mito: Los perfumes aromas y esencias suelen ser poderosos estimulantes sexuales. Falso. Nuestro sentido del olfato está muy ligado anatómicamente con partes del cerebro vinculadas a la emoción. Es por ello que una fragancia puede despertar recuerdos, sentimientos y energía. Estas “pociones olorosas” se disfrazan con el fin de enamorar y estimular a todo aquel que cree ser cautivado por el aroma natural de la pareja.

Mito: Las feromonas humanas es un vigoroso afrodisíaco. Cierto. El aroma más afrodisíaco es el del propio cuerpo humano. Las feromonas humanas del sexo son sustancias químicas naturales que el cuerpo exhala; su olor no es perceptible pero provocan reacciones en la otra persona a través del olfato. Se dice que influyen en las relaciones sexuales entre hombre y mujer y potencian el deseo sexual. Ahora se venden concentraciones de estas feromonas humanas sintetizadas en laboratorios en pequeñas botellas.

Mito: el Viagra y el Viacreme son afrodisíacos. Falso. El Viagra no es un afrodisíaco, ya que no estimula la apetencia sexual, solo funciona cuando existe un problema real de disfunción eréctil. Viacreme es conocida como la Viagra femenina cuya finalidad es despertar la libido en las mujeres. Al igual que el Viagra, no es un afrodisíaco, ya que debe existir una estimulación sexual como complemento al uso de esta crema.

Chocolate, afrodisíaco dulce y delicioso. En cualquiera de sus modalidades el chocolate es delicioso, tentador, afrodisíaco y adictivo. Pese a que le persigue la fama de que engorda, recientes estudios demuestran que los triptófanos presentes en sus ingredientes actúan como los más fuertes antidepresivos del mercado. La leyenda del chocolate como éxtasis amoroso no es ninguna invención, se sabe que provoca la secreción de una hormona que a su vez produce un goce muy similar al que se experimenta con el sexo. Pero el natural alimento no sólo sensibiliza y sacia los deseos sexuales sino que tiene la capacidad de alegrar y tranquilizar. En conclusión, el único afrodisíaco universal que existe sigue siendo una pareja sexual suficientemente madura en un ambiente agradable y propicio. Sin olvidar que el sexo con amor es mil veces más estimulante.

www.visionsexual.com