Temas Especiales

30 de Nov de 2020

Cultura

Mujeres y hombres obsesivos

M. e han llegado cartas muy tristes ante la rabia, la impotencia y desesperación por desterrar y sacar las espinas que aún duelen, pues...

M

e han llegado cartas muy tristes ante la rabia, la impotencia y desesperación por desterrar y sacar las espinas que aún duelen, pues a pesar de intentar sacar los recuerdos dolorosos que se llevan en el alma, se sigue padeciendo de tristeza, de soledad, dolor y lágrimas.

Hay algunas conductas en el hombre y la mujer que, lejos de atraerse entre sí, hacen que se mantengan alejados.

Valora los errores en que caes fácilmente en tu relación sin darte cuenta.

Aquí te contamos cuáles son:

1.- Con frecuencia le haces llamadas por teléfono o al celular durante el día a tu pareja con el propósito de averiguar dónde está.

2.- Ves fantasmas donde no los hay y desconfías hasta de su sombra.

3.- Te sientes inseguro o insegura con tu pareja ante las situaciones difíciles que una relación afectiva acarrea.

4.- Crees tener siempre la razón y la respuesta para todo sin tomar en consideración a tu pareja.

5.-No le das su espacio ni libertad individual; en otras palabras, lo/la quieres tener junto a ti todo el día.

6.- Utilizas el sexo como herramienta de dominio.

7.- Te lastimó, te engaño, te traicionó, pero lo sigues queriendo.

Después de una gran desilusión, es normal que se estén muriendo en vida.

El amor verdadero no tiene antídoto, ni tiempo, ni lugar, ni edad, ni sexo, ni nacionalidad, ni credo, ni escoge a quien querer.

¡El amor ama porque es amor!

Cuando se enamora perdidamente, pierde una buena dosis de su individualidad, deja de ser libre.

Cuando ve al hombre o a la mujer de sus sueños, su corazón salta de alegría, no sabe ni cómo reaccionar.

Sólo quiere apartarse del mundo a llorar sus pesares, a lamentarse, se siente inútil, se siente incapaz de inspirar un sentimiento tan hermoso como es el amor en otra persona.

Amar no es malo, lo malo es cuando aquel amor se desvirtúa convirtiéndose en un capricho, una obsesión enfermiza.

Muchas veces caes en grandes errores y te ciegas ante la situación pensando que jamás vas a volver a salir adelante a causa de ellos.

Pero no es así, debes aprender a no repetir los mismos errores, aunque el ser humano es el único que tropieza dos veces con la misma piedra.

Si diste todo y no supieron valorarte, tú no has sido quien ha perdido. Créeme, ha sido la otra persona que no supo el valor de tus sentimientos.

Mejor es tratar de olvidar y retomar la vida de nuevo.