Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Cultura

La enseñanza del inglés en Panamá

M i abuelo, un colombiano, vino a Panamá en los años veinte para aprender inglés. Por supuesto, en Colón. De acuerdo a las narraciones d...

M i abuelo, un colombiano, vino a Panamá en los años veinte para aprender inglés. Por supuesto, en Colón. De acuerdo a las narraciones de mi padre y de panameños de generaciones anteriores, he podido escuchar que, en Panamá, se podía aprender y hablar inglés sin problemas. Yo pertenezco, en cambio, a una generación para el cual el inglés no era una lengua muy atractiva. Tampoco se enseñaba prácticamente en la escuelas. El nacionalismo, la recuperación del Canal, que se había confundido con el nacionalismo cultural, llevó el inglés a ser parte del imperialismo. Pero, ¿qué habría pasado si los panameños hubiesen descubierto a los antillanos? Es decir, si los políticos y los funcionarios de la educación desde el principio de la República les hubieran abierto a los educadores antillanos – que vinieron muchos a Panamá – las puertas del ministerio? Sin embargo, los antillanos debieron abrir sus escuelitas particulares, casi clandestinas, para implartir clases y educar a sus hijos, porque les negaban el derecho a la educación, el derecho republicano de la educación, con la excusa de que no hablaban español.

Por aquel los años, en la década del veinte, se fundó la Academia Panameña de la Lengua. Se fomentó la enseñanza del español, la hispanidad panameña, y aquí comenzó nuestra tragedia cultural como nación: confundimos la nación panameña con el estrecho nacionalismo cultural. Ahora tenemos el Canal, el nacionalismo ya no es tema, como se planteó por décadas enteras, y me parece que el país tiene una verdadera deuda histórica con la enseñanza del inglés, porque, al fin y al cabo, son los hijos de los panameños (humildes) quienes más se beneficiarían.

Por lo tanto, me gustaría hacer las siguientes preguntas, a pesar que puedan ser absurdas ¿Es posible, por ejemplo, que la Academia Panameña de la Lengua se interese no sólo por la enseñanza del español en Panamá, sino también por la enseñanza del inglés? ¿Es posible que algún día podamos soñar con una Academia Panameña de Las Lenguas (en plural), donde la enseñanza de idiomas, ya sea el español y/o el inglés esté dentro de su agenda cultural, nacional y humanística? ¿No necesitaríamos una academia de la lengua para este milenio, una academia realmente preocupada por las exigencias de la globalización? Y si de nacionalismo cultural se trata (consciente o inconscientemente) ¿no sería necesario una academia que deje de ser tan española y comience a ser más panameña, más universal, fiel a la historia global y moderna de nuestro país?. Pregunto, sin temor a equivocarme.

RE-VISTA