Temas Especiales

02 de Mar de 2021

Cultura

El conejo, ideal para la dieta

Los excesos de fiestas y el verano estupendo que estamos teniendo provoca en la mayoría de las personas las ganas de ponerse a dieta. La...

Los excesos de fiestas y el verano estupendo que estamos teniendo provoca en la mayoría de las personas las ganas de ponerse a dieta. Las hay para todos los gustos: bajas en carbohidratos y calorías; y otras en las que usted ni siquiera debe reducir la ingesta de alimentos para no excederse de las calorías recomendadas por los nutricionistas. En fin, hay infinidades de dietas que más o menos han sido exitosas y están de moda entre nosotros.

Lo cierto es que hay gente a la que le cuesta más esfuerzo y sacrificio perder esas libritas de más y los que no lo posponen para otra ocasión o simplemente prefieren no ver el problema. No voy a entrar en detalles de qué dieta o no es la más apropiada, porque no sería correcto ni profesional de mi parte, lo que voy a hacer es recomendarles una carne sanísima que les ayudará a alimentarse saludablemente, ya que posee un gran contenido en proteína animal y es de muy buena digestión. Se trata del conejo, un animal de granja, de carne blanca y su precio por rendimiento es superadecuado a su bolsillo. Es un animal que crea simpatía y como comida suena a pecado por aquello de que siempre alguien lo vio como mascota. Pero si se evitan los sentimentalismos se convierte en un delicioso plato preparado como sea. Es sanísimo y se prepara básicamente como la carne de pollo. Con esta carne se logran combinaciones y sazones exquisitas. En su preparación se pueden utilizar las mismas recetas que se emplean para cocinar pollo. Su cocción también es variada. Asada, cocida a la parrilla y hasta frita, la carne de conejo es una delicia al paladar. Sin embargo, la manera más tradicional de cocción de este plato es asado, a la parrilla o al horno. Cocido de este modo la carne aporta las proteínas necesarias para la dieta del ser humano y sobre todo tiene cero grasa.

La manera como este animal se reproduce lo hace fácil de encontrar en su hábitat, sin embargo, a diferencia de mi país de origen, donde es muy común adquirir la carne de conejo y cada vez el producto es más accesible al consumidor, en los supermercados de este país es un poco difícil adquirirlo porque muy pocos locales tienen el producto entre sus carnes a la venta.

La carne del conejo es sabrosa, su es textura fibrosa y se puede deshuesar con mucha facilidad. Además el animal tiene más carne de lo que uno cree pueda tener. Un conejo de unas seis libras rinde casi cuatro porciones decentes, que acompañadas de una buena ensalada harán de una almuerzo o una cena una delicia.

Le recomendamos que una vez haya comprado su carne de conejo, le separe las cuatro patas y sazónelas para asarla a la parrilla. El resto de la porción simplemente divídala en pedazos lo suficientemente grandes para que hagan de presas chicas. Póngala en la parrilla o en la plancha por cada costado hasta que esté dorada y termine su cocción en el horno para que se termine de cocinar por completo. Acompáñela de ensalada o lo que desee y verá lo rico que está.

¡Buen provecho!

CHEF