Temas Especiales

26 de Jan de 2021

Cultura

Una reina de acero

PANAMÁ. Carolina Dementiev entra al estudio de TVN con ropa de entrenamiento, la misma que utiliza para entrenar semanalmente junto a To...

PANAMÁ. Carolina Dementiev entra al estudio de TVN con ropa de entrenamiento, la misma que utiliza para entrenar semanalmente junto a Total Training Team, el equipo con el cual participa en las competencias de triatlón que se realizan a nivel local. ‘Me tienes que tapar los pezones’, le dice a un hombre que la ayuda a arreglarse para la sesión de fotos, al percatarse que lo ajustado de su atuendo no deja mucho a la imaginación.

La temperatura aumenta en el interior del estudio televisivo. Me es difícil precisar si se trata del calor generado por las luces que se emplean en el set de Al Descubierto o si se debe al hecho de tener al frente a una mujer que combina un cuerpo atlético con una seductora sonrisa.

El tiempo apremia. Dentro de un par de horas las cámaras se encenderán para la transmisión del programa que Carolina comparte con Blanca Herrera y Gisela Tuñón. Al terminar la sesión de fotografías, la ex reina de belleza se sienta en un sillón —su anatomía perfecta envuelta en un traje de lycra rosado— para hablar de sus diversas facetas: deportista, modelo, presentadora de televisión y estudiante de Derecho. ‘Tengo como cuatro tarjetas de presentación... Toda esta actividad es la que bombea mi corazón. Creo que si no tuviera nada que hacer estaría deprimida’, reflexiona quien en el mes de septiembre será una de las atletas que representará a Panamá en el Mundial de Iron Man, por celebrarse en Las Vegas, Estados Unidos.

LA DIOSA DEL TWITTER

Su rutina diaria arranca entre 4:30 y 5:00 a.m. A las 5:15 a.m. ya se ha montado sobre su bicicleta, en la que entrena unas dos horas en la Calzada de Amador, junto a 15 de sus compañeros que conforman la élite de Total Train Team. Después de las 8:00 a.m. va a la Columbus University, donde espera recibir su diploma de Derecho dentro de dos años.

Por lo general, su reloj marca las 4:00 p.m. cuando llega a las instalaciones de TVN, después de haber levantado pesas por más de una hora. A las 5:00 p.m. participa de la grabación de Al Descubierto, programa que se transmite de lunes a sábado a las 5:00 p.m. En la noche nada dos horas en una piscina y después corre. En total entrena alrededor de seis horas al día, como preparación para las más de cinco horas que dura una competencia de triatlón. A las 9:00 p.m. ya se encuentra en su cama, ‘sin ganas para más nada’.

Aunque al finalizar su riguroso entrenamiento diario no ‘le queda tiempo para salir a comer o al cine con sus amigas’, afirma que le sería imposible abandonar este deporte, al que cataloga como ‘una adicción’. Ante la falta de tiempo para socializar, ha tenido que recurrir a Twitter, WhatsApp y las redes sociales, en las que (a pesar de estar conectada durante gran parte del día) no ha podido conseguir novio, dice. Una afirmación que me cuesta trabajo creer, sobre todo porque no puedo apartar mis ojos del lunar que se encuentra sobre su boca, el cual tiembla con cada sonrisa.

COMO SIRENA EN EL AGUA

Si bien no le ha dejado tiempo para el amor, la ardua preparación de Carolina ha rendido frutos. El año pasado conquistó el primer lugar en la categoría ‘Canalito’ del ‘Panama Canal Triathlon 113 K’.

Más recientemente, con un tiempo de 5 horas y cinco minutos, fue la mejor en la categoría de 19-25 años del Iron Man 70.3, que este año se realizó en Panamá. La intensa competencia incluyó natación, carrera a pie y ciclismo en carretera.

Vestida en su ropa de competencia, exhibiendo en el pecho un corazón con los colores de la bandera panameña, la modelo se zambulló en las templadas aguas del Océano Pacífico, en el Causeway, para emerger 20 minutos después en la isla Naos.

Fue la primera en salir del agua en su categoría. Incluso salió dos minutos después que el legendario Lance E. Armstrong, quien también compitió en el evento. Confirmó así que, dentro de las disciplinas que conforman el triatlón, ‘la natación es su fuerte’. ‘Soy como un delfín en el agua. Voy duro, nadie me alcanza’, comenta, su traviesa risa resonando en el estudio.

Confiesa que lo que más trabajo le cuesta es la bicicleta. ‘Lance sólo me decía que la ruta estaba muy difícil por el calor’, apunta. Carolina superó las dificultades y logró clasificarse, junto a sus compatriotas Pedro Cordobez, Cristina Mata y Fernando Alfaro, al Mundial Iron Man, a celebrarse en septiembre próximo en Las Vegas, Estados Unidos.

Con miras a este evento, la atleta, cuyo padre es ruso y su madre es panameña, comenzará a entrenar después de carnavales. Su entrenador le ha recomendado aumentar 10 libras para alcanzar el peso ideal para esta competencia, una propuesta que no convence del todo a la modelo.

La pasión por el deporte es algo que su padre, quien representó a Rusia en unos Juegos Olímpicos, le inculcó a ella y a sus dos hermanos. Con el pasar del tiempo, su hermano se haría empresario y su hermana, doctora, mientras que ella se convertiría en una triatleta, en una mujer polifacética, que intimida tanto por su voluntad como por su belleza.