Temas Especiales

22 de Oct de 2020

Cultura

Esa papa caliente que nos quema

M artinelli y Varela juegan a la papa caliente otra vez, como si fuesen dos chicos ociosos y no las cabezas del gobierno de este país. A...

M artinelli y Varela juegan a la papa caliente otra vez, como si fuesen dos chicos ociosos y no las cabezas del gobierno de este país. Ahora es por Lavitola, pero antes fue por cualquier otra cosa y ya llevan rato protagonizando esta novelita insulsa de la ruptura de la Alianza por el Gusto… ¡Qué digo! Alianza por el Cambio, perdón.

Mientras tanto, la salud y la educación hacen aguas; la calidad de vida baja, mientras el costo de mantenerse a flote sube y sube; el transporte público sigue siendo deficiente; los precios para comprar o alquilar una vivienda digna, están pensados para millonarios y no para la clase trabajadora; el campo está produciendo muy poco y estamos importando un alto porcentaje de los alimentos que consumimos; y las denuncias de injusticias y violaciones a los derechos humanos que no están siendo atendidas.

Hay mucho por hacer y los panameños les votaron (¡vaya uno a saber por qué!), para trabajar y no para que se entretengan echándose tierra el uno al otro. Esta crisis gubernamental es insostenible y obscenamente aburrida.

Como si no fuera ya suficiente, ahora pierden el tiempo y el dinero realizando videos anónimos. Es evidente que el Partido Panameñista y Cambio Democrático siguen comportándose como si aún estuviesen en campaña política. Y todo parece indicar que la próxima contienda electoral va a estar teñida de la misma propaganda sucia que predominó en las últimas elecciones. Señores, usen el talento para otra cosa.

Bien sé que los políticos solo piensan en ellos y les importa un rábano con el pueblo que los elige, pero nunca vi tanto cinismo y descaro junto. Hasta el ex dictador Manuel Antonio Noriega, el más nefasto entre los líderes que ha tenido Panamá, ha dicho que está preocupado por la democracia panameña. ¡Imagínense!

¿Quién de los dos tiene más méritos para permanecer en el puesto? En mi opinión, ni Martinelli ni Varela están haciendo un buen trabajo. Pero si el matricidio que devino en alianza no funcionó –y estaba cantado que no iba a funcionar, pues solo los unía el deseo de vencer al PRD- y sus respectivos partidos rompieron palitos, me parece que no hay motivos para que el presidente y el vicepresidente sigan juntos, si no se soportan.

Dicho de otra forma, no entiendo qué hace Juan Carlos Varela aún en el gobierno. Entiendo perfectamente que fue electo democráticamente para el cargo, eso no está en discusión; y créanme que no disfruto en lo más mínimo dándole la razón a los simpatizantes de Cambio Democrático. Pero analizándolo fríamente, me parece que el dirigente panameñista es quién debe ceder y ponerle punto final a este tira y jale sin sentido.

Incluso por su propio bien, que no lo haga por hacernos un favor. Si realmente tiene aspiraciones presidenciales, lo más sensato es separarse por completo de este gobierno y dedicarse a ser oposición. Siendo juez y parte, esta mandando un mensaje ambiguo que ya empieza a jugarle en contra.

Sino, pues ya es hora que todos los panameños exijamos un alto al espectáculo bochornoso que están protagonizando los políticos criollos. Sin importar del partido que sean. No es posible que mientras nosotros trabajamos para echar para adelante este país, ellos nos irrespeten de esa forma.

COLUMNISTA