Temas Especiales

27 de Sep de 2020

Cultura

Baratillo: se vende un país de poco uso

P reocupado por la realidad nacional, quiero aportar mi granito de arena en este momento de crisis presupuestaria y control del gasto pú...

P reocupado por la realidad nacional, quiero aportar mi granito de arena en este momento de crisis presupuestaria y control del gasto público. Basta de críticas, brindemos soluciones. No vaya a ser que aparezca un nuevo impuesto ‘anti crisis’ y terminemos más jodidos de lo que ya estamos.

Ya que el Gobierno Nacional se ha quedado sin plata para terminar el año, y lo que plantea como solución es vender algunos activos del Estado para obtener fondos, me he atrevido, humildemente y sin ánimo de lucro, a confeccionar una breve lista de cosas que podemos poner en venta.

1. Vendamos el tráfico, que es uno de los activos nacionales de mayor crecimiento en los últimos años.

2. Vendamos las calles, aprovechemos que están pavimentadas con el asfalto más caro del mundo.

3. Vendamos la canasta básica, su precio está por las nubes y los panameños ya no podemos costearla.

4. Vendamos la basura, que esa nos sobra.

5. Vendamos los hospitales de la Caja de Seguro Social. Como verdaderas trampas de muerte que son, algún régimen dictatorial podría emplearlas como campos de concentración o centro de tortura para matar a su pueblo.

6. Vendamos todas las hidroeléctricas del país. Con el cuentito de que iba a bajar el costo de la luz, se hicieron un montón.

7. De paso vendamos la luz, cuyo precio continúa subiendo.

8. Vendamos a las adolescentes embarazadas. Cada día son más y ni al Gobierno, ni al Estado, ni a los panameños parece preocuparles hacer algo al respecto.

9. También vendamos a los niños. Si ya no se va a ampliar el Hospital del Niño, no habrá donde atenderlos. No podemos arriesgarnos a que se enfermen, si no hay plata para curarlos.

10. Vendamos los bolsillos de los políticos, que están bien gordos. Además pueden ser de interés científico, pues probablemente allí se encuentre el hoyo negro por donde se han desaparecido tantos millones y millones de dólares de las arcas del Estado.

11. Vendamos la Asamblea Legislativa, con todo y diputados. No creo que alguien los extrañe. Solo que nos quedaríamos sin ‘chiquishow’ diario… Pero, si es mucha la cabanga, podemos ofrecérsela a alguna cadena de televisión. En un 2x1 tendrían el set y los mejores actores para un reality show de lujo.

12. ¿Vendemos al Vicepresidente de la República? Vale un montón, pero hay que pensarlo bien. No vaya a ser que alguien alegue que él hace rato está vendido y se nos estropeé el negocio.

13. ¿Vendemos a los ministros de Estado? Ya sé, pero quien quinta y alguien da algo por ellos.

14. Vendamos el Casco Antiguo, con todo y Presidencia. Si ya dijo el ministro del MOP que ‘Entrar en una lista de patrimonio en peligro no es algo grave, como aquí lo hacen ver, que se acaba el mundo’. Y él de esas cosas sabe.

15. Vendamos las ruinas de Panamá Viejo, antes que la ampliación de la Vía Cincuentenario termine desbaratándolas. Cuidado y con la venta hasta conseguimos algún país serio que haga algo digno con ellas. Ahora solo se alquilan para bodas, fiestas privadas, lanzamientos y conciertos.

Se me ocurren más cosas, pero cortemos aquí. Ojalá y este aporte sirva de algo para el país. ¡Todos juntos por Panamá!

COLUMNISTA