Temas Especiales

29 de Ene de 2023

Cultura

Amor y trabajo, las consultas al tarot

PANAMÁ. Amor, salud y dinero, son los aspectos de la vida que más interrogantes generan en las personas que buscan conocer lo que les de...

PANAMÁ. Amor, salud y dinero, son los aspectos de la vida que más interrogantes generan en las personas que buscan conocer lo que les depara el futuro. Respuestas que son buscadas en el tarot, es decir en la lectura de las cartas.

¿Qué tanto creen los panameños en aquello que los lectores llaman ‘un don de Dios’? Estadísticas precisas no existen, pero según el ingreso que perciben quienes se dedican a la interpretación de las cartas (unos mil 500 dólares al mes), hay clientela. ¿Es una extorsión o una ayuda espiritual?

SIMPATIZANTES

Según la esotérica Kasandra, en la población panameña existe ‘un alto porcentaje de personas creyentes del tarot, pues forma parte de la herencia de las etnias que han llegado a Panamá: africanos y haitianos, entre otros’.

Sin embargo, agregó que la idiosincrasia panameña ve lo esotérico como una actividad relacionada con el mal y tiende a rechazarlo sin conocerlo.

Es cierto que ‘lo esotérico guarda relación con todo lo sobrenatural y desconocido. Es magia. Pero, en este caso, trabajamos a través de la fuerza de nuestros pensamientos, la conexión con Dios y las cosas que hay en la naturaleza’, expresó Kasandra.

Para conocer la percepción de nuestros lectores acerca del tema, colocamos un sondeo en www.laestrella.com.pa.

El mayor porcentaje de las personas (53%) opinó que la lectura del tarot no es certera versus un 22% que sí cree en su veracidad, y un 25% indicó que ‘nunca’ se ha hecho predecir el futuro, mediante esta vía.

QUÉ BUSCAN

Del 22% de las personas que señalaron confiar en el tarot, el 58% marcó que lo emplea para conocer ‘el futuro’; 19% busca esclarecer sus inquietudes amorosas; otro 19% le interesa saber sobre su trabajo. El porcentaje restante acude por temas de salud.

En el caso de la tarotista Leika Andrade, ‘aunque a la gente le parezca extraño, muchos de mis clientes son hombres. Entre ellos, tengo a varios abogados que vienen para saber cómo les irá en los casos que están llevando’.

Andrade comentó que tiene casi 50 años de estar leyendo cartas y que actualmente es su fuente de ingreso. Atiende de cinco a seis personas diarias a las que le cobra 10 dólares por la consulta. Es decir, que en un mes recibe a unas 150 personas y obtiene un ingreso de mil 500 dólares.

AYUDA O ENGAÑO

Mercedes Arcia tiene más de 10 años de estar consultando las cartas para conocer su futuro.

Ella asegura que cree fielmente en la lectura del tarot porque muchas de las cosas que le han dicho han pasado. ‘Como cuando me dijeron que mi pareja me estaba siendo infiel con una persona cercana. Pude comprobarlo y hoy día estoy separada de él’, recordó mientras, esperaba su turno para ser atendida una vez más.

¿MAL HÁBITO?

Para Susana Vicencio, las lecturas del tarot es como hacer trampa en un juego, además de ofender al creador.

‘Leerme las cartas es algo que irrespeta mis creencias. Aunque cada persona tiene su misión y su destino trazado, somos nosotros quienes escogemos el camino. Sin embargo, Dios quiere que lleguemos a nuestro cometido con esfuerzo y siendo mejores personas, no adelantándonos a los hechos’, expuso.

Curiosamente Kasandra y Leika Andrade dijeron que lo más importante es que las personas sepan que quien tiene las riendas de la vida de las personas es Dios.

‘Pero el mal existe y también hay que ser consciente de él’, anotó Andrade.

Kasandra, por su parte, agregó que ‘hay gente que trabaja magia negra y lo único que hace es empeorar las situaciones [de la gente]’.

Por eso, según informó, le recomienda a las personas que busquen tarotistas de su confianza, para que no los guíen a la oscuridad, sino que ‘los lleven por el camino de la luz’.

‘El mensaje que más le doy a mis clientes es que piensen siempre positivo porque para Dios no hay nada imposible. Todo el mundo tiene problemas y la diferencia se hace en la manera en que cada uno los enfrenta’, agregó.