Temas Especiales

22 de May de 2022

Cultura

Sabor del patio

A las once de la mañana San Felipe se convierte en un hervidero. No solo pro las altas temperaturas que genera el radiante sol de mes de...

A las once de la mañana San Felipe se convierte en un hervidero. No solo pro las altas temperaturas que genera el radiante sol de mes de febrero, sino por la cantidad de gente y autos que recorren sus calles en plena reconstrucción.

Funcionarios que laboran en las oficinas publicas del área se confunden con ciudadanos que van a realizar algún trámite, con los habitantes de la zona que miran incrédulos cómo día con día va cambiando su entorno y con cientos de turistas que observan maravillados cada detalle de la arquitectura y escuchan atentos a sus guías que les ponen al tanto de los hechos históricos que ocurrieron allí.

Todo esto ocurre mientras se acerca la hora del almuerzo y tanto locales como visitantes se deciden por una entre tantas opciones de restaurantes que ofrece el casco Viejo. ¿Por qué no degustar una comida típica?

Quienes se decantan por esta opción cuentan con Diablicos, restaurante dedicado a exaltar las delicias de la comida panameña.

‘Diablicos es un restaurante de Comida típica con estilo, donde combinamos un ambiente agradable con los sabores auténticos de la comida nacional’, dice Miguel Degracia, encargado de mercadeo. ‘Tratamos de que en cada visita el comensal se transporte a cada rincón de nuestro país con nuestros sabores’.

Y es que de acuerdo con Degracia, no es necesario viajar al interior para probar una buena lechona por ejemplo. ‘Nosotros hacemos ese trabajo de llevarlo en un viaje as través de buenos sabores y experiencias’.

El Restaurante abrió sus puertas en octubre del 2011 y desde entonces se ha ganado un espacio en la variada oferta gastronómica de San Felipe. En esta área, donde la mayoría de restauranteurs se ha dedicado a la cocina internacional, Diablicos apostó por lo nacional. Los diversos salones que conforman el restaurante cuentan con una sencilla y colorida decoración que evoca un pequeño pueblo del interior y está decorado con objetos relacionado con nuestro folcor, incluyendo, claro está, la figura del diablico sucio ataviado con un enterizo de rayas rojas y negras y en el rostro una vistosa máscara.

De los altoparlantes, esparcidos por todo el local escuchamos música de acordeón, ritmos típicos y también música tropical.

El menú. Cuenta Degracia que para la elaboración del menú se tomó en cuenta una lista de platos que incluían los más populares de nuestra gastronomía. Como entradas puede degustar el ceviche de corvina, o al versión Diablicos, marinado con la fruta del día. También están las arañitas de calamares, canastitas de patacón rellenas con mariscos, unas deliciosas empanadas de maíz rellenas con chorizo tableño acompañadas con salsa de maracuyá, unas carimañolas de chicharrón o un chorizo acompañado de un pastelito de maiz nuevo. Entre las cremas y sopas contará siempre con el infaltable sancocho panameño o una crema de pixbae. Y como platos fuertes, las opciones son variadas. Si quiere comer carne, una ropa vieja acompañada de patacones y arroz con guandú. Si le gusta más el cerdo, le sugerimos la lechona santeña servida con tamal y plátano en tentación. O puede comer algo que no es de todos los días: un mondongo a la culona con arroz blanco.

Si quiere ir por lo seguro, entonces el pollo guisado, servido con cachete de chola y arroz verde, salvaje.

En cuanto a frutos del mar, encontrará el pescado a la chorrillera, una corvina entera frita, de tamaño grande, servida sobre un pure de platanos maduros y pasas y acompañada de patacones y cubierta con un mixto de mariscos y salsa de tomates frescos, o el filete de corvina servido con patacones y arroz ‘rain and beans’. Los amantes del marisco disfrutarán de los langostinos en salsa de maracuyá servidos con timbal de yuca al mijo y chips de camote amarillo o la langosta Diablicos, servida con arroz con coco y mazorcas.

Platos como el guacho de mariscos —arroz con textura cremosa con mixto de mariscos y vegetales en juliana coronado con un sofrito de vegetales—; un arroz con pollo servido con ensalada de cachete y plátano en tentación o unos raviolis en salsa de plátano maduro y miel de caña completan la carta.

En cuanto a los postres, no se pierda el arroz con leche frito con helado de pasas, el helado de chicheme con sirope de caña, una cocada, la torta de guineo, el flan Diablicos o una pesada de nance con mousse de coco.

El restaurante cuenta con un bar completo y su propiococtel llamado Diablico, hecho con ron, seco herrerano, jugo de limón fresco y miel de caña.

De jueves a sábado a las 8:30 pm y los domingos a las 2:30 pm, hay presentación de bailes típicos.