Temas Especiales

12 de Apr de 2021

Cultura

Cuando tras la meta ya no hay retorno

La semana pasada fue de luto para el mundo del running con el fallecimiento noticioso de dos atletas en pruebas de primer nivel: uno por...

La semana pasada fue de luto para el mundo del running con el fallecimiento noticioso de dos atletas en pruebas de primer nivel: uno por deshidratación en el medio maratón de Tel Aviv, y el otro por un paro cardiaco en el maratón de Barcelona.

Durante la última década cada vez son mas numerosos los casos de corredores que lamentablemente mueren durante competencias de fondo, situación que como es lógico está causando alarma y desasosiego no solo entre los propios aficionados, sino también entre familiares y amigos. Parece oportuno profundizar sobre este tema y ver posibles soluciones.

CONTROLES MÉDICOS

Nadie duda de que correr un medio maratón o un maratón completo (42 kilómetros), supone un esfuerzo muy intenso para el organismo humano, independientemente de la experiencia previa con la que se cuente y aunque se haya realizado un entrenamiento específico. Lo que para los élites supone poco mas de 2 horas de intensidad, para la gran mayoría de los corredores aficionados se corresponde a 3, 4, 5 o mas horas de ejercicio para completar dicha distancia. Durante todo ese tiempo nuestro sistema cardiovascular se ve sometido a enormes trabajos y tensiones, las cuales pueden conducir a un trágico desenlace si en nuestro organismo hay alguna causa preexistente de riesgo.

La mayoría de los fallecimientos que se han producido en la última década se relacionan a corredores de fondo ya experimentados con patologías cardiacas que podrían haber sido detectadas con exámenes médicos previos. Sencillamente estas personas no deberían haber competido en esfuerzos tan demandantes. Por lo dicho, la prevención es nuestro mejor aliado, y todo corredor debería hacerse de manera rutinaria controles como electrocardiogramas y pruebas de esfuerzo para descartar la existencia de alguna patología.

CONDICIONES CLIMÁTICAS

De modo adicional, extremas condiciones de temperatura y humedad durante el evento pueden provocar también en el competidor desde un golpe de calor a una fatal hiponatremia por niveles bajos de sodio. Tanto la falta como el exceso en la hidratación son muy contraproducentes, y todos los participantes deberían de tener información precisa sobre el modo correcto de realizar la reposición adecuada de los líquidos que pierden durante una competencia de fondo.

MARATÓN VS. SEDENTARISMO

¿Correr maratón es entonces nocivo para nuestra salud?. Pues obviamente que no, solo que para algunas personas con patologías previas no es lo mas recomendable. Pero por supuesto, para una persona que no está en un grupo de riesgo, correr en general y maratones en particular, es mucho mas saludable que mantener una vida sedentaria sentado enfrente de la TV, comiendo alimentos chatarras la mayor parte del día.

Se trata de algo tan sencillo como que la muerte de un maratonista en un evento como el de Barcelona de 20 mil participantes es noticia para los medios, mientras que los cientos de personas que mueren por similares patologías realizando actividades cotidianas o durmiendo en su cama no lo son. Revisando cifras, el porcentaje de sufrir un paro cardiaco en un evento de maratón está en los mismos niveles que otras modalidades deportivas, y realmente es marginal (1 de cada 110,000 hombres, y 1 de cada 625,000 mujeres según un estudio de la Universidad de Harvard del 2012).