Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Cultura

Víctima en la ciudad de la furia

PANAMÁ. La pollera panameña panameña fue secuestrada. En la capital bonaerense un negocio se dedica a vender por diez dólares camisetas ...

PANAMÁ. La pollera panameña panameña fue secuestrada. En la capital bonaerense un negocio se dedica a vender por diez dólares camisetas con las obras de ‘Rolo’, sin su firma.

La tienda mencionada no amenaza con desestabilizar los acuerdos comerciales que van desde el Canal de Panamá hasta el Río de la Plata. Es más, la magnitud de este caso en términos macroeconómicos haría reír a cualquier especialista, si no fuera porque el plagio a un artista panameño en Argentina no es ningún chiste.

INVITADO DE HONOR

Rolando ‘Rolo’ De Sedas, uno de los artistas plásticos más apreciados en el país, partió del cordón umbilical del continente a finales de noviembre, su amada Panamá, para quitarse el sombrero —compañero infatigable del pintor— a las piernas del vientre donde, para él, se dan a luz las más diversas muestras de arte latino, ‘la ciudad de la furia’ como la definiría Gustavo Cerati aún en Soda Stereo: Buenos Aires; invitado a celebrar las fiestas patrias por la embajada panameña.

‘El taller Mosaicos Güell me estaba pidiendo permiso para reproducir mi obra en la restauración de la plaza República de Panamá, bajo el apoyo de la municipalidad y la junta comunal de vecinos. Era un trabajo comunitario de voluntariado y sentí como un gran honor que un grupo de personas se inspiraran en mi trabajo para algo lindo tan lejos de mi país, así que di el consentimiento. Esto es inspiración. Mi obra, entre tanto simbolismo panameño, les había despertado algo... y fui invitado de honor para la inauguración de la plaza.’

Hasta aquí llegó el anverso de la visita. Las Mamis de ‘Rolo’ trajeadas con la pollera —hermanas de sangre de las que se dieron a conocer en la muestra Mamiland celebrada en Villa Agustina del Casco Viejo hace tres años—, le habían latido a los argentinos.

INSPIRACIÓN Y PLAGIO

Pero de vuelta a la urbe platinense, De Sedas tuvo que enfrentarse al reverso de su obra, al plagio como saqueo intelectual o secuestro exprés de las Mamis: ‘La ironía del asunto es que de dos puntos diferentes de Argentina, uno de los epicentros de arte latinoamericano; sin conocerme de antes —sin tener referencias mías más que haberme encontrado al azar en Internet— estaban reproduciendo mi obra. Unos elogiándome e invitándome con todos los honores para algo público y participativo que honraba mi país, y otros robándome y anulando mi identidad’, sostiene Rolando De Sedas.

Antes de hacer las maletas en Panamá, Rolando había sido alertado por su prima, residente en la capital de Estados Unidos, Washington, de que la madre de una amiga suya argentina había tomado fotos en una cadena de tiendas de la capital bonaerense donde vendían camisetas con las Mamis de ‘Rolo’, pero con una firma que no era la de él.

La señora entró a curiosear y más tarde dio el soplo que corrió como la pólvora. En el mes que marca el aniversario de la república panameña, parte del patrimonio del Istmo había sido salpicado.

La tienda, con un perfil abierto en Facebook donde publicita su mercancía, tiene bloqueado a ‘Rolo’ en la red social, pero éste último comprobó el plagio a través de otra identidad.

MEDIDAS LEGALES

A partir del lunes se agilizarán los trámites legales, cuando la firma de abogados AROC, con oficinas en Panamá y en acuerdo con el abogado Hernán María D’Urso, de Laura Berti & CIA SA, de Buenos Aires, envíen a la otra parte una carta de intimidación para retirar la mercancía y acordar el modo de restablecer su patrimonio. Rolando, ahora en Perú, solo quiere hacer arte: ‘Yo no entendía por qué me sentía tan mal con respecto al asunto hasta que leí un poco sobre plagio. Está ligado psicológicamente al rapto. Haces algo obligado en contra de tu voluntad. Es grave ese asunto y si no cumplen pueden ir hasta la cárcel. No busco venganza, sino justicia.’

La respuesta de la plagiadora es aún una incógnita, en palabras de los abogados que llevan el tema.

Los artistas parecen ser inmunes al síndrome de Estocolmo, o al menos no se han registrado casos. ‘Rolo’ De Sedas no es una excepción, pero su caso es síntoma de una de las estafas globales más comunes a escala callejera.