Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Cultura

El precio de ser una celebridad científica

PANAMÁ. Esta célebre personalidad científica fue una polaca que se fue a vivir a Paris, donde conoció a Pierre Curie, descubrió el rodio...

PANAMÁ. Esta célebre personalidad científica fue una polaca que se fue a vivir a Paris, donde conoció a Pierre Curie, descubrió el rodio y el polonio (al que nombró en homenaje a su patria) y fue pionera en el campo de la radioactividad (Montero afirma que le fue dañando el organismo, lo mismo que a su marido, cómplice de sus investigaciones científicas).

Curie ganó en dos ocasiones el premio Nobel, una vez en física en 1903, y la segunda en Química, en 1911. Fue madre en dos oportunidades. Su hija Irene Jolliot-Curie obtuvo, junto a su marido el Premio Nobel de Química, en 1935.

La científica siempre consideró una tragedia la muerte de Henri Becquerei. Junto a él y a su esposo obtuvo el Nobel de Química. Aún así prosiguió con sus investigaciones y con la cátedra que dejó vacante Pierre Curie, convirtiéndose en la primera mujer en impartir clases en la Universidad de París en 650 años.

Su trabajo era extenuante, no comía y mostraba una figura esquelética, por lo que Montero elucubra acerca de su entrega a la ciencia, que dio como resultado los elementos que determinaron lo que hoy se conoce como radioactividad.